Monthly Archives: diciembre 2011

Hoy es uno de esos días, en los que me gustaría ser energía

Niños que mueren de hambre


Hoy es uno de esos días del año, en los que desearía ser solo energía,
abandonar el cuerpo que me enlaza a esta sociedad, y pulular por el universo, libre de ataduras culturales.

Hoy es uno de esos días del año, en los que querría ser pureza ermitaña,
renegar del binómio espacio/temporal que el azar me trajo a ocupar.

Hoy es uno de esos días del año, donde muchos confunden amor con hipocresía,
y mi vínculo emocional con esta sociedad, se hace más débil.

La hipocresía me vence, el consumismo me vence, los excesos insostenibles me vencen,
las personas que solo piensan con la amigdala, me vencen,
en estas fechas, casi todo me vence…

Hoy es uno de esos días en los que me siento átomo de otro elemento.

Hoy es uno de esos días en los que solo querría ser energía.

PDTA: hay muchísimas cosas positivas de estos días de Navidad. La pena es que el positivismo de la Navidad, no se mantenga durante todo el año, de ahí que estos días, los considere bañados en una hipocresía constante.
Ojalá, de forma certera, las personas asumieran en sus hábitos de todo el año los sentimientos de “paz, amor y felicidad”, el positivismo general, la empatía por los demás, el altruismo, el hacer el bien a la sociedad, pero esto no es así; algunas personas a las que hoy se les llena la boca de “paz, amor y felicidad”, pasado mañana se sumergen de nuevo en el trasiego diario con su “menos en la frente“. Una pena que vivamos en una sociedad no movida por principios arraigados, sino por modas e imitación no basadas en los principios de la vida y la convivencia social.

Yo sustituiría la cena de esta noche en todas las casas por una sesión de clase de inteligencia emocional: probablemente, el mundo iría mucho mejor mañana.

Hits: 346

La suerte es un concepto de perdedores

La suerte, o mala suerte, es un concepto de “perdedores”. Es el pretexto que a veces argumentan aquellos que no son conscientes, o no quieren serlo, de que nuestro destino en la vida depende de las acciones y hábitos que cada uno realizamos día tras día. Incluso los hábitos y la voluntad, superan a nuestras cualidades genéticas innatas.
Algunos “lo llaman suerte”, a lo que es una mezcla de conocimiento, hábitos y oportunidad. Los que no se esfuerzan, y/o dejan su destino en manos de terceros, casualmente, suelen tener “mala suerte” en la vida; los otros, normalmente, “tienen buena suerte”.
Yo no quiero “suerte”, solo fuerza para poder innovar cada día; toda mi “suerte” se la regalo a los que creen en ella, para que logren con su ayuda lo mejor que puedan en la vida.

aabrilru


Escrito desde un dispositivo móvil

Hits: 324

Vídeo sobre la orgía española (económica)

Juan Carlos Martínez, profesor de entorno económico del IE, fue muy expresivo aquella mañana de clase de Entorno económico de la empresa: España había sido una gran fiesta romana, vino, mujeres, excesos, todos enborrachinados y felices, hasta que el vino se acabó y nos llegó la resaca.

Crecimiento a base de endeudamiento y no de conocimiento.

He recordado sus palabras al ver este vídeo (que a pesar de ser el segundo vídeo con más reproducciones durante el 2011, aún no había pasado por delante de mis ojitos…). Es un interesante punto de vista, no neutral, como buen comic, tal vez un tanto “progresista/izquierdista”, que nos puede enriquecer:

Conceptualmente es machacar otra vez en la misma idea de “la crisis made in spain”, que tampoco nos aporta mucho de nuevo, aunque es una nueva oportunidad de recordar parte de lo que nos ha conducido a nuestro contexto actual; además, me ha gustado mucho la parte artística, el humor con el que lo cuenta y el acabado (muy buen grafismo).

aabrilru en twitter.

Hits: 335

¿Me ayudas, por favor?: me gustaría saber si para abrir una botella tiras o empujas

Seguro que te parecerá una tontería, pero se trata de un estudio bastante importante que estoy haciendo. ¿Puedes ayudarme respondiendo a esta encuesta?.

Lo mejor es que cojas una botella de tapón de abrebotellas, y hagas como si la fueses a abrir: ¿haces palanca para arriba (pull) o para abajo (push)?, o de otra forma, ¿tiras o empujas?.

Al parecer, cada persona acostumbra a hacerlo de forma distinta, y me resultaría francamente interesante saber cuál es la proporción de personas que lo hacen de una u otra forma.

Aquí dejo un pequeño vídeo dónde explico la diferencia:

Y aquí la encuesta: http://goo.gl/98bm3

Y aquí el código QR de la encuesta, por si lo quieres usar y te entretienes 😀 :

codigo-qr-tiras-o-empujas

Muchas gracias por contribuir al avance de la ciencia 🙂

————————–
Resultados a sábado 10DIC11-11:30h:

Encuesta: ¿Tiras o empujas para abrir la cerveza?. Resultados a 10DIC11, 11:30h
Resultados 11DIC11-12:15h (incorporamos la opción “a veces tiro, a veces empujo”). Parece que el 55% empuja…

tiras-o-empujas-111211-1215h

Hits: 460

21 posturas para hacer el amor con tus clientes

Si estás viviendo como empresario una de esas malas épocas en las que las ventas caen y todo el mercado es apatía, tal vez te interese tomar un punto de vista innovador en la relación con tus clientes.

Hay un pequeño ensayo por internet titulado “21 posturas para hacer el amor con tus clientes” que toma un punto de vista alternativo. Te puede resultar interesante.

PDTA: Si quieres puedes seguirme en twitter 🙂 : @aabrilru


Post reeditado el 07/DIC/2011

Hits: 465

El tiempo es nuestro principal capital, ¿te gusta ir perdiendo las monedas de los bolsillos cuando caminas?

Está demostrado que el éxito en la vida (consideremos éxito, estar en el momento y lugar donde cada cual se encuentre feliz), no sigue una correlación con la inteligencia tradicionalmente definida por el coeficiente intelectual (CI). Hay gente con un alto grado de CI, que no ha alcanzado éxito en la vida. Diversos estudios hechos en varias universidades de Estados Unidos demuestran estadísticamente esta afirmación (a quién le interese, le puedo pasar las fuentes). En otras palabras: “ser listo”, no es la variable principal para tener éxito (alcanzar felicidad) en la vida (demostrado estadísticamente). Hay otra “inteligencia” más importante que la tradicional cuantificada en el CI, conocida como inteligencia emocional, que sí puede tener una relación con el éxito (alcanzar la felicidad), pero de ésta, hablaremos otro día.

Reloj de Sol - Creative Commons - Vía flickr cpjobling

Hoy quiero hablar del “tiempo“. No del weather, sino del time 🙂 . Tras años y años de observación, de comparar, hacer hipótesis, observar, teorizar (no olvidemos, que el principal trabajo del cerebro, es crear hipótesis a partir de las variables que le envían los sentidos) aprender de las personas de mi entorno, creo que el principal capital que tenemos las personas, es el tiempo.

Uso el término capital en su acepción económica, como un bien o conocimiento capaz de generar una rentabilidad (un provecho), si se le aplica el trabajo adecuado.

Todos conocemos a muchísima gente, que nació en un entorno familiar más o menos culto, con más o menos disponibilidad económica, y que en entornos similares, han seguido caminos distintos desde el punto de vista del “éxito en la vida”. El entorno (el ecosistema), condiciona el futuro de las personas, pero no es la variable principal, así como tampoco lo es nuestra carga genética (que siempre se puede moldear, gracias a que contamos con un cerebro dúctil que cambia con el tiempo, la voluntad y los hábitos).

Lo que nos iguala en la vida, es “el tiempo”. Cuando nacemos, todos nos sometemos a su paso, y para todos corre igual. Ricos, pobres, cultos, incultos, gente del Sur, gente del Norte, rubios, morenos, católicos o protestantes, todos nacemos con el mismo capital bajo el brazo que poder invertir a lo largo de nuestra vida: el tiempo.
Este concepto me encanta, porque me hace creer que nos iguala a todos ante la vida, sin distinción de clase social; es similar al concepto de la muerte (que también me gusta mucho): todos morimos al final, pobres y ricos, listos o tontos.

Hay mucha gente que es consciente de la importancia del tiempo, e invierte (el capital, a través de la inversión, reporta unos beneficios) su tiempo con un fin en mente; otra gente, sencillamente, no es consciente, y pierde el tiempo.
Incluso hay gente, seguro que la mayoría de ellos sin maldad, que además de perder su tiempo, hace perder el tiempo a los demás (en el sentido literal): cuando llegas tarde a una cita, cuando por una mala administración, haces que los que van después de tí en la cadena necesiten “más tiempo” para desarrollar su tarea, cuando interfieres de forma poco óptima en la administración del tiempo de los demás…

Probablemente, si tuvieses los bolsillos rotos, o un agujero en la cartera por donde se te fuesen cayendo los euros conforme vas caminando, te alarmarías y no tardarías en arreglar el agujero; seguramente, pararías raudo para recuperar las monedas que vas perdiendo por el camino.
Fíjate que el tiempo no es tan amigable. Si se te caen las monedas, puedes parar y recogerlas, pero el minuto que pasa sin haberlo invertido, no lo puedes volver a recuperar.

Ten en cuenta que no hablo de “trabajar” , de “producir”, sino de invertir el tiempo con un fin en mente, que puede ser claramente, alcanzar la felicidad según el concepto de felicidad de cada cual (estar de cañas con los amigos, hacer deporte, ver un documental, conversar con tus padres…).

Como capital que es, un buen admistrador tiene en cuenta en cada momento dónde puede aprovecharlo mejor (costes de oportunidad), ya que normalmente, elegir hacer una cosa, significa descartar hacer otras; se trata de buscar constantemente la maximización (obtener el valor máximo del tiempo en función de cada momento/circustancia), y no parar de hacerse la pregunta: ¿de todas las opciones que tengo en este momento para poder invertir mi tiempo, teniendo en cuenta mi actual momento/circunstancia, cuál de ellas me aporta más valor teniendo en cuenta mi fin en mente?.

Para todo esto, claro, lo primero es tener un fin en mente, un objetivo en la vida. Para el que no tiene un punto fijado en el horizonte, cualquier viento es bueno…

No pares de preguntarte dónde invertir cada minuto para maximizar el valor de tu tiempo, el éxito en la vida (alcanzar la felicidad) no es de “los que tienen suerte” (concepto de perdedores/negativos), sino de los que maximizan su tiempo.

PDTA: recuerdo la parábola de los talentos, de Jesús (Mateo 25, 14-30)

Si quieres puedes seguirme en twitter: @aabrilru

Hits: 348