Solo algunos derechos reservados: Creative Commons y cultura libre. Una legislación sin sentido

image_pdfimage_print

creativecommons_logoLeo a través de  este artículo de la Fundación Telefónica, una transcripción de la conferencia que recientemente impartió Larry Lessig, el creador de las licencias del tipo Creative Commons; este tipo de licencia, permite que los autores de trabajos susceptibles a ser protegidos por las leyes de propiedad intelectual (libros, música, artículos en blogs, fotos, vídeos, etc.) puedan dar permiso a terceros para que usen gratuita y legalmente sus trabajos, siempre que respeten una serie de condiciones, sin perder sus derechos de propiedad intelectual. Es el punto intermedio entre el copyright y el “dominio público”.

Me ha encantado el enfoque con el que Lessig da a la conferencia, introduciendo una serie de metáforas que se ven lógicas, obvias y fáciles de entender por el público en general para hacer luego un paralelismo con la cuestión de fondo, los derechos de autor.
Interesante también la denominación de cultura de “solo lectura” y de “lectura y escritura” con la que describe el comportamiento de la población frente al hecho cultural. Ahora nos encontramos en una sociedad de “lectura-escritura”, ya que la producción de contenidos culturales se ha democratizado totalmente; ya no solo puede producir un video, “una película”, grabar una canción, etc, las empresas dedicadas a eso, con grandes equipos y presupuestos, sino que cualquiera con unos recursos mínimos, es capaz de crear contenido cultural, o remezclar con otro enfoque el ya existente.

En la parte final del artículo, comenta su opinión sobre el reciente canon digital de la SGAE en España, “se está pagando por partida doble los derechos de autor”:

Resulta curioso cómo Europa ha adoptado las peores opciones en cuanto a normas de derechos de autor. Se puede plasmar lo que mi colega Terry Fisher de Harvard sugiere. Por un lado, se puede crear un sistema por el que se imponga el pago de impuestos de la manera más eficaz posible, aunque no creo que éste sea el caso para los aparatos. Se puede pagar a los creadores y, posteriormente, gozar del derecho a copiar libremente lo que uno desee y no usar los sistemas tecnológicos de bloqueo deliberado. En EEUU no se impone este canon, pero existe tecnología que impide copiar a la gente.

La otra solución que se puede adoptar es ser fiel al modelo de EEUU, en el que imponen muy pocos de estos impuestos, pero sí hay controles tecnológicos que limitan el número de copias. En España se ha adoptado ambos sistemas simultáneamente. Se paga por copiar, pero no existe el derecho de producir copias. ¿Qué quiere decir esto? Simplemente que se está pagando los derechos de autor por partida doble, algo que no tiene sentido.

Un punto de vista y planteamiento a tener en cuenta por la claridad de ideas puesta sobre la mesa.

un abrazo,
aabrilru

Hits: 287

Si te gustó/sirvió puedes hacerme un donativo aquí (desde 1€). Lo invertiré en seguir compartiendo conocimiento. ¡Gracias!

.........Puedes donar con Paypal, tarjeta o transferencia.........
(Es pago seguro)

Si te ha gustado este blog, SUSCRÍBETE aquí (tan solo tienes que anotar tu email).
Te llegará un aviso cada vez que publique nuevos artículos.

Para que te llegue un email cada vez que escribo un nuevo post inscríbete pinchando en este sobre naranja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *