Reflexiones tras el CNICPhDay 2019

¡Hola coleguis!:

Hace unos días ya de mi participación como ponente en el congreso de doctorandos del CNIC de este año (#CNICPhDay19). Sobre la emoción que sentí cuando me invitaron allá por junio hablé aquí y el contenido de mi ponencia lo compartí aquí.

CNICPhDay19 Photo of group: https://twitter.com/CNIC_CARDIO/status/1197907363820376064

No quiero perder la costumbre cuando asisto a algún evento/charla que merece la pena, de dejar por escrito las reflexiones que me llevo del evento —es buena práctica dejar las cosas por escrito porque la memoria nos engaña y con el paso del tiempo corremos el riesgo de tener recuerdos inventados, recuerdos que juraríamos y rejuraríamos que son reales pero no, amigo mío, son inventados 😅.

Cosas que me llevo:

1. Conocí a los chicos de Labvisor:

Quizá esto fue lo más valioso para mí. En otras fases de mi vida estuve muy metido en el mundo del emprendimiento, que dejé un poco de lado cuando comenzó a ponerse de moda —mi personalidad es más bien de innovator o early adopter y suelo alejarme de algo cuando se convierte en asunto de mayorías—, pero sobre el que sigo manteniendo una sonda de medida. Labvisor es una iniciativa que sigo con mucho interés desde su comienzo ya que une varias de mis debilidades: startup (modelo de negocio tecnológico) + pensamiento crítico + disrupción + ciencia.
Conocer a sus actuales iniciadores fue ilusionante. J. y A. son dos jóvenes maravillosos, con ganas de mejorar su entorno y con mucha fuerza, fuerza que van a necesitar porque tienen delante a un Goliat al que enfrentarse.
Las organizaciones se resisten al cambio (los individuos se resisten al cambio, los sistemas se resisten al cambio) y un sistema feudal como la academia no se lo va a poner fácil. Pero como les dije, son numerosas las industrias que han tenido que enfrentarse a un cambio de paradigma con la aparición de internet: la música, los libros, las agencias de viajes, las citas, la venta minorista… y el mundo académico tiene que vivir el cambio, por muchos vectores que ejerzan su fuerza en el sentido contrario. Ahí están ellos, sufriendo «más allá del límite» pero sin tirar la toalla. ¡Grande A., grande J. ha sido un honor poder compartir asiento, charla y cerveza con vosotros!

2. Las enfermedades mentales en la academia:

La presentación de Yorick Peterse me pareció muy interesante (aunque no fuese demasiado divertida por ser quizá la que tuvo un formato «más académico»). Supongo que todas las ocupaciones tienen su sufrimiento (pienso ahora en el sector de la banca, por ejemplo), pero me resultó interesante conocer el extremo al que el entorno investigador puede conducir a sus integrantes (me sentí identificado, claro, por eso me gustó). Le he enviado un mensaje a ver si puede pasarme la presentación que usó y la compartiré aquí con vosotros. Mientras tanto podéis leer este artículo sobre el tema: The Mental Health of PhD Candidates – a workshop at the Max Planck Alumni and Early Career Researchers meeting on improving mental health conditions.

[Ampliación 15/12/19: Yorick me envió amablemente su presentación. Podéis descargarla aquí: CNIC_PhDay2019_MentalHealthAcademia . pdf
También me ha enviado un par de enlaces a sus investigaciones para aquellos más interesados:
· https://blogs.plos.org/blog/2018/07/26/addressing-the-mental-health-crisis-among-doctoral-researchers-part-i
· https://blogs.plos.org/thestudentblog/2018/07/31/addressing-the-mental-health-crisis-among-doctoral-researchers-part-ii.
Sin duda es un tema interesante/preocupante al que poder dedicar unos minutos de reflexión —o incluso toda una vida 🙂 .]

3. La otra cara de la moneda:

Fue gratificante conversar con personas que habían trabajado con Carlos López-Otín y con Susana González-López (recuerdo que estábamos en el CNIC, la casa donde Susana investigaba cuando se destapó su caso). Creo que deberíamos ser más metódicos en nuestro día a día e intentar conocer siempre distintos ángulos de la figura antes de emitir nuestro juicio. Los ingleses dicen algo así como: Before you judge a man, walk a mile in his shoes.

4. Valientes organizadores.

Tiene un mérito especial la temática que los organizadores de este año eligieron para el congreso. Sobre todo tiene un mérito especial (me consta que tuvieron que luchar con «gente de arriba») que apostasen por la temática de mi charla: las malas prácticas de investigación. Era como hablar de la soga en casa del ahorcado. Al principio podría resultar llamativo pero es cierto que el CNIC resolvió el caso de Susana González de una forma pulcra y excelente, preocupándose posteriormente por recolocar en otros proyectos a todos los miembros de su equipo, así que en realidad esta apuesta era una muestra más de su sensibilidad con la integridad en investigación. ¡Bien por «los de arriba» y «por lo de abajo»! 🙂

5. El networking y la esperanza en las nuevas generaciones.

Creo que lo más valioso fueron las conversaciones que pude mantener con distintos asistentes y organizadores. Supongo que los que allí estábamos no éramos muestra representativa de la realidad social, lógicamente, pero el sabor que me quedó fue de esperanza. Vi gente joven muy preparada, con muchísimas ganas de cambio y con ganas de hacer las cosas de otra manera (supongo que es lo que implica ser joven). Durante la cena una de las chicas de la organización, compañera de mesa, planteó una reflexión interesante: la sensación de que en un determinado momento de la carrera la gente «se convertía en mala» o que al final solamente hacían carrera «los malos» (entendiendo por malos aquellos perfiles poco íntegros y respetuosos con los demás).
Supongo que es un efecto provocado por diferentes variables sociales: las organizaciones que moldean y condicionan el comportamiento de sus integrantes, la competencia social (estatus), y demás influencias que terminan convirtiendo, a quienes se dejan influir, en unos seres menos agradables que cuando somos jóvenes —y los que no se dejan influir (o no admiten las normas establecidas por un sistema en este caso feudal como es la academia) terminan saliendo o no entrando al sistema.
Quizá la principal gran inquietud que se palpaba era sobre el futuro. Es evidente que en España no tenemos tejido científico para absorber a tantos jóvenes investigadores. La opción que yo les planteaba era salir fuera durante unos años (allá donde valoren sus habilidades y conocimientos), y por supuesto mirar al sector privado y tener en la cabeza que en muchos casos estaremos sobrecualificados para los puestos que vamos a desempeñar, pero nos nos queda otra que adaptarnos al entorno o cambiar de entorno (vivimos tiempos donde el repartidor de pizza puede tener varios masters y un doctorado…) —al final, el título que tengamos no nos diferencia (porque hay muchos otros con los mismos títulos que nosotros y cada vez con más), sino nuestras habilidades, sobre todo las emocionales.

Fue esperanzador ver a tantos jóvenes tan competentes. Lógicamente, como he dicho más arriba, es una muestra sesgada de la realidad social —en el CNIC están los más brillantes—, pero fue gratificante descubrir que España cuenta con esta cantera que puede estar compitiendo perfectamente entre la élite mundial.

Y volví a recordar la metáfora que hace más de una década se me ocurrió un día mientras volvía del trabajo a casa en el autobús lanzadera que cada jornada me llevaba de Avenida de América a la Finca y de la Finca a Avenida de América (para poner mis huevos cada día, como una gallina en la granja). La llamé la metáfora de los cantos rodados. Era algo así como que cuando somos jóvenes somos como piedras en lo alto de la montaña, con numerosas aristas, huecos, rugosidades… características que nos hacen únicos a cada uno de nosotros. En un momento determinado llegamos a un caudal de agua (el teatro social o cualquier organización) y comenzamos nuestro camino descendiendo la montaña. El caudal hace que nos golpeemos con otras piedras, contra el suelo… o por la propia fuerza del agua finalmente terminamos convertidos en unos cantos rodados, sin aristas, todos redonditos, iguales, sin las señas de identidad que nos diferenciaban y nos hacían especiales. Eso es lo que hacen las organizaciones. No deberíamos permitir que ninguna organización limase nuestras diferencias individuales, aquello que nos convierte en únicos y singulares y que es pieza clave en los procesos de innovación que han hecho progresar a la humanidad.

Me despido con la esperanza de que allá donde su destino les conduzca no pierdan la esencia que les convierte en únicos y genuinos.

CNICPhDay19 Organizers: https://twitter.com/CNIC_CARDIO/status/1197907363820376064

¡Seguid auténticos, chicos!
Angel.

PDTA: y aquí unas capturas para el recuerdo (y para alimentar mi ego 😀 )

Program CNICPhDay 2019. From: https://twitter.com/CnicPhday/status/1197516450812043266 angel-abril-ruiz-CNICPhDay19-low-qualityangel-abril-ruiz-CNICPhDay19-2. From: https://twitter.com/vicfanjul/status/1197926151328546816 Angel Abril-Ruiz - Lecture in CNICPhDay 2019 - Picture from https://twitter.com/Stephen_Curry/status/1197954095585353728 Angel Abril-Ruiz at CNICPhDay 2019 - From: https://www.instagram.com/p/B5LLEUko0QI/




Si alguna vez te levantas con delirios de grandeza…

…y piensas que eres un tío importante para el mundo, que eres imprescindible, que todo depende de ti, que incluso estás por encima de otros humanos, o hasta de otras especies… no te preocupes, tengo un remedio que supera incluso al bálsamo de Fierabrás -aquel que aconstumbraba nuestro loco hidalgo en sus aventuras manchegas-.

Abre esta foto(*) a pantalla completa en tu ordenador/teléfono/tablet. Incluso puedes imprimirla y tenerla en grande en tu despacho. Cada mañana, mientras te dure la dolencia, obsérvala unos minutos. Percibe su grandeza, advierte ese puntito azul pálido

"Pale Blue Dot" by Voyager 1

Tal vez tu enfermedad tarde poco en curar,
besos y besas,
aabrilru.

———–
¡Si te gustan mis reflexiones sígueme!:
Facebook: https://www.facebook.com/paginadeangelabril/
Twitter: https://twitter.com/aabrilru
Youtube: https://www.youtube.com/user/aabrilru?sub_confirmation=1
Suscríbete al aviso por email: ¡Quiero que me llegue un email cuando haya un nuevo artículo!
———-

↓↓↓ PROSPECTO. LEER ANTES DE USAR: ↓↓↓ 🙂

A muchos lectores os sonará esta famosa instantánea. La foto fue realizada por la sonda espacial Voyager 1 -el objeto más alejado de La Tierra que el hombre ha construido en toda su existencia- a unos 6000 millones de kilómetros de nuestro planeta Tierra.

Aquel día, los encargados de la misión decidieron girar la Voyager hacia nosotros antes de que abandonase el Sistema Solar en su periplo hacia el espacio profundo.

Y esta es la fotografía que tomó de La Tierra. Ese puntito azul pálido es La Tierra, vista a 6000 millones de kilómetros.
Dicen que Carl Sagan fue inspirado por ella para escribir su libro «Pale Blue Dot: A Vision of the Human Future in Space» (1) y dejarnos un precioso poema con el mismo nombre del cual os pego tan solo este pequeño fragmento:

 

[..] La Tierra es un escenario muy pequeño en la vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de una esquina de este pixel sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina. Cuán frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestras posturas, nuestra imaginada importancia, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo… Todo eso es desafiado por este punto de luz pálida. Nuestro planeta es un solitario grano en la gran y envolvente penumbra cósmica. En nuestra oscuridad —en toda esta vastedad—, no hay ni un indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos.

Somos insignificantes frente a la inmensidad del Universo, del espacio y del tiempo.

(1) Editado en español en 2003 por Editorial Planeta como «Un punto azul pálido«.

(*) La fotografía es de dominio público – License: This file is in the public domain because it was solely created by NASA. NASA copyright policy states that «NASA material is not protected by copyright unless noted«.




¿Existe en la naturaleza la fusión entre organismos vivos? (reflexión a propósito de las fusiones de organizaciones humanas)

Os dejo un vídeo donde planteo la cuestión del título, sobre la que estoy reflexionando en los últimos días: ¿existe en la naturaleza la fusión entre organismos vivos?.

——-
NOTAS EN EL VÍDEO:

Publicado el 01/10/2013
En este vídeo planteo una cuestión para biólogos. Aunque sea algo obvio para los biólogos, si eres biólogo y tienes una respuesta cualificada, ¡agradezco tu comentario!.
La cuestión es la siguiente:
Si existe en la naturaleza algún ser vivo que pueda «fusionarse» con otro ser vivo de características similares y dé lugar a un nuevo ser vivo.
No hablo de que un ser vivo se coma a un similar y salga otro ser vivo más fuerte. Hablo de que dos seres vivos, de mutuo acuerdo, tengan una forma de «combinar» su «material biológico» y dar lugar a un nuevo ser vivo que es combinación de los dos primeros.

Sabemos comúnmente que existen dos tipos de reproducciones: asexual y sexual (a partir de dos progenitores); bien, es conocido que a partir de dos seres vivos podemos obtener un ser vivo tercero que no implica la desaparición de los dos primeros (podríamos tener al final, tres seres vivos, el progenitor A, el progenitor B y el descendiente)

La cuestión es si en la naturaleza existe algún caso en el que a partir de dos seres vivos, mediante «su fusión», obtengamos un tercer ser vivo que es la combinación de los dos primeros. Esto implica que los dos primeros dejan de existir porque el tercero es una combinación de los dos primeros.

Sería algo así como los agentes Smith de Matrix: que se fusionan el uno con el otro y pueden dar un agente más fuerte, pero desaparecen los dos primeros.

PDTA: la investigación es por un paralelismo entre las organizaciones/empresas y los organismos vivos. En las organizaciones existen fusiones entre iguales, que pueden dar lugar a una nueva organización desapareciendo las dos primeras, ¿en los seres vivos tenemos este caso?.

Gracias!!

(No olvides darle al compartir en Facebook, al +1 de Google plus al twitter y todo eso de aquí abajo 😛 )

—Edición 8 Noviembre—
Inserto aquí algunas de las aportaciones que recibí por facebook. Alguna de ellas, bastante aclaratoria, jeje. Muchas gracias a todos, me habéis aportado interesantes puntos de vista.

Aportaciones "Fusión de seres vivos" por facebook I

Aportaciones "Fusión de seres vivos" por facebook II




Reinventarse profesionalmente – ¿@fundacionTef me invitas a la #thinkingparty 2012? :) @aabrilru

Un pequeño vídeo en clave de humor para la ocasión de la ThinkingParty 2012 (que es en Julio), organizada por Fundación Telefónica (@fundacionTef).

Este año invitarán a 7 ponentes «anónimos» a contar su experiencia personal sobre «reinvención profesional».

La dirección del evento está aquí:
http://www.fundacion.telefonica.com/es/que_hacemos/conocimiento/conferencias/thinking_party_2012/candidaturas.htm

He visto que ya hay gente que incluso está haciendo campaña de votaciones para ser elegido (pidiendo a sus seguidores que entren y le propongan…) ¡¡hombre, tampoco es para tanto almas de cántaro!!.

Confieso que me gustaría participar y contar todas las experiencias de reinvención por las que he pasado en los últimos años: abandonar una multinacional para crear una empresa propia, y luego otra, y luego otra…, darte cuenta un día que te ha cambiado más la vida un libro de 15€ comprado en el aeropuerto de Madrid-Barajas, que los 30.000€ invertidos en un Executive Master de la IE Business School, y tantas cosas que podría compartir cuando uno vive en una «reinvención diaria».
Creo que no queda muy bien que exijamos a las empresas innovar, y luego nosotros mismos no innovemos (reinvención constante) en nuestra vida personal, ¿no?.

Compartir el conocimiento es uno de los pilares para mejorar el mundo.

Sobre todo, recuerda ser feliz 🙂




qué suerte trabajar en eso…pon un fin en tu mente

Me gusta ir a comprar al nuevo supermercado DIA de Cehegín. Sí, yo también era un evangelizador de MERCADONA de toda la vida; admiro la impresionante política de expansión (y de buena gestión, sobre todo con sus trabajadores), de Juan Roig, pero nunca perdonaré la gestión que hicieron en el 2009, de eliminar más de 800 referencias del lineal («Mercadona ya no me quiere»): ¡no señor, no me quites el Colgate Total con Blanqueador, por favor!.

Realmente, solo había comprado en DIA algunas veces puntuales durante el año que estuve viviendo en Gral DIADíaz Porlier, la calle que hace esquina con El Corte Inglés de Goya (Madrid), aunque frecuentemente, hacía las compras principales en el CHAMPION de Conde de Peñalver (ambos franceses, para variar…).

Confirmando la teoría de mi madre de «que estoy cambiando», decidí probar a hacer la compra en DIA cuando cambió de dirección (en Cehegín), hace unos meses. Renovaron el super, y ya no tienen la política de «bajo coste» tan agresiva como LIDL, en cuanto a tener las cosas en palets y tal. Ahora es un super, con la misma presencia en los líneales como el resto de supermercados habituales, no como los «supermercado descuento», del tipo LIDL o ALDI. Además, me conquistó la primera vez que entré,

champion

tienen entre sus referencias la PEPSI MAX, que resulta realmente difícil de pescar, y es mi refresco de cola habitual cuando lo encuentro (si no, Coca cola ZERO, claro, y si no hay ZERO, Coca Cola normal; light no, gracias). En el SUPERCOR también tienen la PEPSI MAX.

En esas estaba yo, en la tarea de la compra semanal, en el DIA, cuando me encontré a un conocido que me preguntó por mi aventura en los Carros de Foc:

– ¿Qué tal te fué en tu aventura por los Pirineos? – me dijo
– Ah, pues muy bien, la verdad es que fue toda una experiencia, sobre todo por lo que había que preparar de logística y eso. Ya lo verás cuando publique el vídeo que estoy preparando, que sale sangre y todo – le comenté sonriendo.

– Jo, madre mía, estás hecho una máquina

aldi

– Qué va, no es para tanto tio, tan solo es cuestión de proponérselo, en serio, cualquiera lo podría hacer – dije
– Oye, y ahora que te veo comprar a estas horas, ¿tú en qué trabajas? – siguió la conversación.

– Pues, la verdad, es que es un poco difícil de explicar, vamos, que no trabajo en un sitio fijo. En realidad, trabajo donde haya algo para sentarse y una conexión a internet, y prácticamente a cualquier hora del día – comencé con el argumento habitual que esgrimo ante esta tesitura a la que me enfrento con mucha frecuencia, «¿y tú qué es lo que haces, nene?».

– ¿Cómo?
– Pues sí, básicamente, soy socio de dos empresas de tecnología, una que está en Madrid y otra que está aquí en Cehegín, cosas de telecomunicaciones, internet y todo eso, y yo me encargo de hacer trabajos para esas empresas, y luego como consultor independiente, sobre estos temas, aunque sobre todo haciendo cosas relacionadas con el marketing y tal, vamos, un emprendedor sin un sueldo fijo y esperando ver los resultados de la empresa cada trimestre para poder ver si veo un pavo. Por eso te digo, que en realidad, puedo trabajar donde tenga algo para sentarme, y una conexión a internet, y poco más, igual trabajo de madrugada, que por la mañana, que por la tarde, que 72 horas seguidas sin descanso, que me tiro 5 días reflexionando sobre alguna cuestión metafísica –  el personaje en cuestión me miraba como si estuviese viendo a un marciano, con una sonrisa cercana a la incredulidad.
– Vaya crack que eres macho, qué «suerte», anda que no «hay que ser listo» y tener inteligencia para eso – prosiguió.
– ¡De inteligencia nada tio! – le respondí con cara un poco seria – aquí no hay nada de inteligencia tio, de hecho, siempre he sido más tonto que la mayoría de los de mi clase. ¿Tú qué querías hacer cuando eras pequeño?, ¿dónde querías llegar?, ¿pusiste los medios para llegar dónde querías o ni tan siquiera te lo planteaste? – el otro atendía al verme un poco serio, en plan clase magistral – aquí no se trata de ser más o menos listo, se trata de trabajar y tener las cosas claras, plantearte dónde quieres llegar, y dar los pasos para ello. Tio, ¿tú no estás dónde quisiste estar?, en la vida no se trata de inteligencia macho, se trata de trabajo y tener claro hacia dónde quieres fijar el rumbo, de inteligencia nada, pensar hacia dónde quieres ir y poner los medios para ello. Que seguro que tú eres mucho más «inteligente» que yo. Es tener las cosas claras – concluí esperando su aceptación.
– Sí, anda que no, es verdad. Bueno, te dejo que sigas comprando. Nos vemos.
– Venga, hasta luego – nos despedimos sonriendo.

EL PODER DE ELEGIR.

Gracias a Dios, la mayoría de la gente camina con rumbo en la vida, pero hay gente que no. Viene a colación la manida frase de Séneca «para quien navega sin rumbo, ningún viento es favorable». Así es, aquellas personas que no saben hacia dónde caminan, ¿dónde pueden llegar?, tal vez donde determinen otras personas o el azar.
Me gustaría reflejar en mi reflexión varias ideas. La primera de ellas, es que el hombre (como especie), se diferencia entre otras muchas cosas de los animales, en su capacidad de decisión, en su libertad de elegir. Los entendidos en la materia, dicen que los hombres tenemos los privilegios de la autoconciencia,  la imaginación, la conciencia moral y la voluntad independiente; esto nos diferencia de los animales.
En cada momento podemos elegir, podemos establecer nuestro propio guión dentro del contexto en el que vivimos, incluso, podemos cambiar el contexto en el que vivimos (si tenemos libertad, que es el principal principio de la humanidad).
Los animales, no tienen esa capacidad. Los animales están donde su contexto les ha llevado; básicamente, tienen la vida previamente preestablecida en un guión. El hombre no. Nosotros, podemos elegir.
La mayoría de las personas, eligen qué hacer en su vida. Otras, las menos, ponen su vida en manos de los demás, y no solo son «un barco sin rumbo», porque no tienen un fin en mente, sino que ni tan siquiera llegan a ser «un barco» como tal, porque son dependientes de las decisiones de los demás: no tienen un guión establecido y previamente meditado por sí mismas, sino que su vida se construye a base de decisiones que toman los otros. No son conscientes, de que el hombre, tiene la capacidad de elegir.

Adquirir la conciencia de que podemos elegir, es el paso previo a tomar la decisión. Bien es cierto, que podemos tomar la decisión de no elegir, aunque ya estaríamos tomando una decisión (off: ¿cómo se llamaba esto en lógica proposicional?)

Desde el punto de vista de la planificación estratégica, tener un fin en mente, un objetivo en la vida, sería la visión estratégica, hacia dónde queremos llegar. El día a día lo resolvemos con pequeñas decisiones operativas, con acciones, pero alineadas siempre con la planificación estratégica previamente planteada y meditada. Meditas, piensas a largo plazo, te proyectas, fijas rumbo, y vas dando un paso tras otro, con ese rumbo en tu mente.

Uno puede querer ser un vagabundo en la vida, ser un alto ejecutivo, ser carpintero, ser un mantenido por su mujer, ser un profesional del derecho, ser un funcionario excelente, ser un gran aficionado al futbito, tener una familia feliz, encontrar y compartir su vida con una gran pareja… uno puede marcarse muchos «fines en su mente»; en esta reflexión, no estoy elucubrando desde el punto de vista profesional solamente, sino abarcando todas las facetas sociales y personales del hombre.

Si finalmente tomamos la «decisión de elegir«, y sabemos dónde queremos llegar (reflexión y meditación), hemos marcado nuestro fin en mente, tocaría actuar en consecuencia.
De nada serviría decir «quiero estar cachas», y llevar una vida sin hacer ejercicio o sin pisar el gimnasio, o sin operarme de cirugia; es evidente, que se requieren unas acciones para conseguir ese fin. De nada serviría decir «quiero encontrar trabajo», y estar en casa, diciendo lo malo que es estar parado, esperando a que alguien venga a ofrecernos el empleo de nuestra vida. De nada serviría decir «quiero ser notario», y dedicar la mayoría de tu tiempo desde pequeño, a estar viendo la televisión, cuando sabes que para ser notario tendrás que estudiar durante 10 años 16 horas al día (por ejemplo). De nada serviría decir «quiero ser un gran músico», y no estar 18 horas al día tocando el instrumento que nos gusta, estudiando música, practicando, para conseguir ser el mejor.
En cada momento, en las pequeñas decisiones de la vida (acciones), si quieres conseguir tu fin en mente, deberás ser coherente con tu estrategia. Evidentemente, eso supone sacrificios, sí, y a veces te podrás saltar ciertas cosas (¿voy al concierto, o me quedo estudiando?, ¿hago esta oferta ahora, o la termino mañana?, ¿viajo a Barcelona, o me quedo en Madrid?), pero en suma, en tus pequeñas decisiones del día, el resultado debería estar próximo a tu estrategia.
Si un día, decidiste estudiar una carrera (esa fue la estrategia que te planteaste), y no estudias cada día para «sacarte la carrera», no eres coherente con la estrategia que te planteaste, y al primero al que estás engañando es a tí mismo. En realidad, lo de estudiar la carrera, te lo fijaste, porque querías hacer edificios, que era tu fin en mente superior, y hacer edificios, te iba a permitir llevar un buen nivel de vida, y eso, junto con tener 4 hijos (que es otro fin en mente), más otras tantas cosas, te daría como resultado la felicidad personal.
Si estos fueron los fines en mente que te marcaste (estrategia), y en tu día a día (acciones), no eres coherente con ellos, es probable que no los consigas.

El fin en mente puede cambiar a lo largo de la vida, por supuesto, y es habitual. El quid está en tomar la decisión, la reflexión, y actuar consecuentemente, independientemente de que el fin en mente sea uno u otro según otras variables.

El poder que tenemos los hombres, lo que nos ha convertido en los seres que ocupan el vértice superior de la escala evolutiva, son estos privilegios, que nos dan la capacidad de elegir. Es probable que quien no los use, esté más cerca de la parte baja de la pirámide evolutiva, que de la parte alta, es decir, muy grossamente hablando, «sea más animal que hombre».

Piensa: ¿tienes tu propio guión establecido o te lo marcan los demás?, ¿tienes un fin en tu mente?, ¿eres coherente en tu día a día con ese fin?.

Y aquí dejo la foto del LIDL 🙂

aabrilru

lidl