Cita: comprendiendo el comportamiento último de la mujer – Capítulo I

A Man and a Women- Vía flickr de Ding Yuin Shan - License (CC BY 2.0)

   Por ejemplo, el sistema de «adquisición de compañero» de la mujer puede ser activado durante la fase ovulatoria del ciclo menstrual (Gangestad y Thornhill, 2008). Durante el período de varios días de máxima fertilidad, las mujeres experimentan un mayor deseo de adquirir un compañero. Esto lleva a las mujeres a prestar más atención a los hombres (Anderson et al., 2010), se visten con trajes más sexy (Durante, Li, y Haselton, 2008), compran ropa y accesorios de productos más atractivos (Durante, Griskevicius, Hill, Perilloux, y Li, 2011; Saad y Stenstrom, 2012) y ganan más propinas de los clientes masculinos (Miller, Tybur, y Jordan, 2007).

Fuente:  Griskevicius, Vladas, y Douglas T. Kenrick. «Fundamental motives for why we buy: How evolutionary needs influence consumer behavior». Journal of Consumer Psychology, 11, 2013.

———–
¡Si te gustan mis reflexiones sígueme!:
Facebook: https://www.facebook.com/paginadeangelabril/
Twitter: https://twitter.com/aabrilru
Youtube: https://www.youtube.com/user/aabrilru?sub_confirmation=1
Suscríbete al aviso por email: ¡Quiero que me llegue un email cuando haya un nuevo artículo!
———-




Personas medicina vs personas tóxicas

Hace unos meses escribí una reflexión sobre lo que llamé «personas que llevan un «+» en la frente»» cada día, frente a las «personas que llevan un «-«», en su trabajo diario (aquí está el artículo).

Happy Men - Gracias por la foto a Bradley Wells vía flickr. CC BY-NC-SA 2.0

Comentaba sobre el esfuerzo y el desgaste que suponía tener que colaborar con gente que parece ponerse «un menos en la frente» cada mañana, al levantarse; siempre todo negativo, con la respuesta pesimista y el «no» por defecto. Frente a los que llevan tatuado la mayoría de las veces un «más» en la frente: habitualmente en actitud positiva, en posición de sumar y de intentar resolver entre todos los problemas.

Este verano he leído por segunda vez el libro de Bernabé Tierno, «Poderosa Mente«. Quedé muy alegre al encontrar una reflexión similar en las palabras de Bernabé; él las llama «personas medicina» frente a «personas tóxicas«.

Copio aquí literalmente el comentario que hace Bernabé en su web:

El que tiene metas y objetivos, o pone una carga suficiente de optimismo vital, o va para atrás y aquello no funciona. Yo en mi libro hablo de personas tónicas -o personas medicina– y de personas tóxicas. Hablo de personas corcho, que te elevan, te hacen flotar, y personas plomo, que te hunden, personas, sin ser malas personas, pero que con su actitud siempre recreándose en el dolor, siempre quejándose, siempre «que la vida está muy mal», etc. Cuando te das cuenta te han chupado toda la energía y te quedas sin ganas de nada, por muy positivo que seas. Y personas tónicas, personas medicina, personas con ilusión, que cuando te vas de ellas, te vas con las pilas cargadas.

Afortunadamente, la mayoría de las personas que me rodean, son personas neutras, unos pocos son personas medicina, y los menos, personas tóxicas.

Creo que es recomendable «deshacerse» de la relación con las personas tóxicas, porque te quitan la energía.

A lo largo de mi vida, en los distintos círculos en los que he convivido, círculos profesionales y personales, he encontrado personas en el extremo de las «personas tóxicas», o como yo las denomino, «personas con un menos en la frente». Al principio, intentaba ayudarlas aportándoles un punto de vista complementario al suyo sobre la forma de afrontar las vicisitudes de la vida. Ahora, directamente, intento esquivarlas. Las aparto certeramente de mi vida. Tal vez sea egoísta, sí, pero es un mecanismo de supervivencia: si pones tu vida en ayudarles, corres el riesgo de que agoten casi toda tu energía… y la energía psíquica es muy importante para ser positivos en la vida (¡y felices!).

Hay muchas personas con un «más en la frente» a nuestro alrededor, personas medicina que hacen el mundo un poco mejor, personas con las que poder compartir nuestra vida. Merece la pena encontrarlas y quedarse a su lado.

Seguramente ya le has puesto cara a cada personaje :D.

Una besa y un beso,
aabrilru

PDTA: estaré encantado de que compartas tus comentarios conmigo. ¡Gracias!

 




trabajar en posición «+» (salvadores) vs trabajar en posición «-» (fernandos)

La gente en el trabajo es como media pila. O están en la posición «+» o están en la posición «-»

La verdad es que da gusto trabajar con la gente que lleva un «+» en su frente; la respuesta por defecto es «sí», y aunque luego salga alguna pega, se intenta solucionar aportando soluciones que sumen entre todos (a estos los llamo los «salvadores»)

Por otra parte, qué úlcera da tratar con la gente que lleva un «-» en la frente (los «fernandos»); la respuesta por defecto en estos es «no», normalmente cargado de sus grandes razones de peso. Tras mucho luchar, pelear, ver por la derecha, por la izquierda, por arriba, por abajo, igual consigues un «sí», pero ¿con cuánto tiempo y energía perdida?.

No me gusta trabajar con la gente que lleva un «-» en la frente. Hacen que la productividad baje mucho y la infelicidad se incremente. Hay gente que por defecto tiene el chip de «destruir» y no de «construir».

Normalmente, los que llevan el «+» en la frente, suelen coincidir con un perfil de gente innovadora, que crece cada día profesional y personalmente.

La gente que normalmente lleva un «-» en la frente, está correlacionada con personas que se quedan abajo, no prosperan; esta circunstancia podría ser la consecuencia de que son personas con las que uno no pueda relacionarse de forma fácil, y como en este mundo, vivimos de las relaciones, esas personas suelen tener más difícil evolucionar. Suelen ser las típicas personas que:
1) ponen problemas ante nuevos retos en el trabajo, porque se encuentran muy bien en su círculo de confort.
2) no les gusta las nuevas incorporaciones de gente al equipo, ya que los ven como una amenaza («-«: podrían saber más que ellos), en lugar de como una oportunidad («+»: gente nueva de la que puedo aprender).
3) suelen poner muchas pegas a la hora de afrontar nuevos proyectos o adquirir nuevos conocimientos, típica actitud de «si quieren que aprenda más, que me paguen más».
4) no ven al que viene como «un igual», sino que lo ven mentalmente o por encima, o por debajo, normalmente lo ven «como una amenaza»

No me gusta la gente que lleva un «-» cada día en el trabajo. Son como un cáncer para las organizaciones…

Cuando al cabo de las semanas tienes que lidiar, tratar, convencer, hacer negocios, colaborar, con personas cada una de su padre y de su madre, te das cuenta qué gusto dar trabajar con los «Salvadores» y qué úlcera provoca trabajar con «Fernandos».

Intenta rodearte de los que llevan un «+» en la frente, a ver si al final los que llevan un «-» terminan por extinguirse.

PDTA: los nombres para denominar a unos y a otros han sido elegidos por puro azar!!

¿o no? 🙂

aabrilru




El Guanxi. Creo en las relaciones, no en los contratos

En Asia no creemos en ese tipo de contratos formales, creemos en Guanxi. En chino, esa palabra significa «relaciones» (literalmente significa conexiones o red). Los contratos producen beneficios a corto plazo e infelicidad a largo plazo. Guanxi produce beneficios y satisfacción a largo plazo

Extraído del caso «San Fabian supply company», de Harvard Business School