Categoría: gestión empresarial

image_pdfimage_print

Sobre una puerta de armario, Jeff Bezos (Amazon) e invertir en lo realmente necesario

Durante 3 años he estado trabajando en mi casofina de Cehegín, sobre una puerta de armario de corredera.

Puerta de armario como mesa, libro de logos, MacBookPro y monitr

Sí, sobre una puerta vieja de armario de corredera.
El día que terminé de limpiar el apartamento y dije «ya está aquí mi casofina (casa/oficina-SOHO)», lo primero que necesité fue un sitio sobre el que poder poner el ordenador para trabajar. Esa fue la primera necesidad. Como andaba muy liado durante aquellos días con todos los trajines de una casa nueva (la segunda), pensé que en casa de mis padres podría encontrar una solución rápida. Así fue, rebuscando en el bajo, encontré unos caballetes de madera y un par de puertas de un armario de corredera (habían reformado un armario en casa, y las habían guardado por si algún día podían hacer falta), que podrían hacer la función de mesa y satisfacer bastante bien la necesidad básica.

Hace dos semanas fui a IKEA y compré un tablero nuevo con cuatro patas; llegó el momento de cambiar, después de tres años usando la amada puerta de armario como mesa. Mis padres se llevaron una sorpresa cuando les dije que había comprado «una mesa» para mi casa; cada vez que recibía su visita, era segura la frasecita de  «a ver cuando te vas a comprar una mesa, que lo de la puerta del armario es indecente», que venía en el mismo pack que las de «a ver cuándo pones lámparas, que las bombillas colgando de los cables están muy feas», o la de «no te da vergüenza tener una caja de cartón como armario recibidor»… cosas de los padres, que quieren lo mejor para sus hijos 🙂 ).

En realidad, he tenido que jubilar mi amada puerta vieja porque ahora paso temporadas más largas en mi casofina de Cehegín (antes trabajaba menos ahí); los caballetes que sostenían la puerta eran demasiado altos (75cm), cuando lo normal/ergonómico para una mesa de trabajo es 70cm; esos 5 centímetros, hacen que la silla tenga que estar más alta de lo normal, y la espalda estaba comenzando a resentirse.

Como suelo hacer últimamente en mis posts, me gustaría que esta «anécdota» diaria, diese pie al análisis de su transfondo, qué principios o sustancia se encuentra en la base de los comportamientos más rutinarios.

invertir en lo realmente necesario

Esta vez, quiero compartir con vosotros la idea de «invertir en lo realmente necesario«, tanto desde el punto de vista empresarial, como personal.

No sé si conocéis a Jeff Bezos. A Bezos se le calcula un patrimonio de 19.100 millones de dólares; en 1996 tuvo la brillante idea (a partir de un exhaustivo análisis de oportunidades de mercado y necesidades del consumidor) de fundar amazon. Ahora es su CEO.

De Jeff, se dice que tiene fama de tacaño (no tengo ahora mismo la fuente para poner la referencia, pero lo he leido un par de veces).
Hace ya bastantes años (creo que aún andaba en BUP), leí el libro «El millonario instantáneo», de Mark Fisher; desde entonces, SÉ apreciar la diferencia entre las personas «tacañas» y las personas que «les gusta optimizar su gasto» o solo gastar en aquello que realmente les aporta valor o van a conseguir rentabilizar (tanto desde el punto de vista profesional, como empresarial). El común de los mortales suele confundir tanto a las primeras como a las segundas, y suele agrupar a ambas bajo el adjetivo de «tacaños», «roñosos» o «agarrados».

Hace unos meses, mientras estudiaba el caso de Amazon vs Barnels & Noble, (¿por qué la mayoría de empresarios en España no estudian la historia de otros empresarios para aprender de ellos?), me hizo gracia el párrafo que copio aquí literalmente:

Las operaciones físicas de Amazon en Seattle eran decididamente espartanas: las oficinas generales corporativas estaban localizadas en el centro de un distrito de rentas bajas, el espacio de oficina estaba apiñado y los escritorios, incluyendo el de Bezos, eran puertas sin acabar, con patas atornilladas.
A Bezos le gustaba decir que Amazon escatimaba en todo, excepto en las personas y las computadoras. A comienzos de 1997, Amazon empleaba cerca de 250 personas…

Al leerlo pensé en la puerta de armario de mi casofina de Cehegín, igual que la de Jeff Bezos en sus comienzos 🙂

desde el punto de vista empresarial

En el día a día, encuentro gestores que no saben distinguir entre lo estrictamente necesario para hacer crecer el negocio y lo accesorio, a la hora de realizar las inversiones en sus empresas.

¿Quién no conoce los casos de empresas que en fase de startups, invierten en un gran mobiliario, despacho de 3.000€ para el jefecillo, una gran oficina, coches de empresa, tarjeta de débito de empresa, pintar muy bien la oficina…?. ¿O esas otras, que invierten un gran capital en comprar una máquina, sin haber analizado realmente su necesidad o su tasa de retorno de la inversión?, ¿o esas que realizan sus compras por inspiración o el humor con el que un día se levanten sus socios?.

Un buen gestor, debe velar porque hasta el último céntimo bajo su responsabilidad, sea invertido con una alta tasa de rentabilidad, además de invertirlo en el momento adecuado. Me encuentro casos de gastos absurdos, realizados en momentos inapropiados, que no tienen tasa de reporte de beneficio al negocio.

Una buena estrategia, es la de no escatimar JAMÁS en las inversiones en capital que vayan a parar al núcleo de tu negocio (como decía Jeff Bezos); de hecho, la mayoría de la inversión en capital, debería destinarse a tener la mejor capacidad de produción que permita el estado del arte, mediante la innovación constante (el mejor servidor, la mejor línea de envasado, el mejor sensor de fugas, …),  y además, controlando con la «soga corta» los gastos que no estén relacionados con el corazón del negocio. Piensa en el ROI antes de autorizar el gasto de un céntimo.

desde el punto de vista personal

Hace unos años me propuse limitar mis bienes físicos móbiles a lo que cabe una estantería; ya, casi lo he conseguido.

Te propongo un ejercicio de reflexión:

1. ¿Cuántas de las cosas que tienes en casa utilizas todos los días?.
2. ¿Cuántas de las cosas que tienes en casa, utilizas al menos una vez al mes?
3. ¿Cuántas de las cosas que tienes en casa, hace un año que no utilizas?
4. ¿Cuántas de las cosas que tienes en casa, no has usado nunca?
5. ¿De todo lo que tienes en casa, qué necesitarías realmente para sobrevivir y satisfacer tus necesidades básicas físicas y mentales?

Personalmente, me gusta comprar cosas que resuelven una necesidad básica y que pueden aportarme gran utilidad (desde el punto de vista de la teoría económica).

Un ejemplo: por la noche, tengo la necesidad de ver cuando leo o trabajo. Hay un invento que se llama bombillas, que cuelgan del techo, o la tienes al lado. La bombilla ilumina, y satisface mi necesidad de ver de noche. ¿Cuál es la necesidad de la lámpara?.

Muebles: Necesito almacenar en los muebles: ropa, libros, apuntes, algunos cables, fotos, los manuales de los aparatos y pocas cosas más. ¿Qué necesidad hay de llenar las casas de muebles, que luego tienes que llenar de cosas?. Si tengo pocas cosas qué guardar, pues no tengo muebles.

Realmente, pienso que todo el mundo debería hacer una reflexión antes de comprar, y ver si realmente lo que va a comprar lo necesita, y cuál es la utilidad que le va a dar. Esto lo deberíamos hacer ya no solo por nuestra economía personal, sino por la sostenibilidad del mundo.

Hay gente, que sí sabe lo que es vivir únicamente con lo estrictamente necesario, os lo puedo asegurar…

Moham & aabrilru en Sáharacocina de mi familia saharaui

Si quieres puedes esguirme en twitter: @aabrilru

Hits: 2194

Martín Varsavsky en red innova 2011: «en España los sueldos son una porquería porque no hay suficientes empresas que se peleen por los empleados»

Comparto con vosotros este vídeo del que he hecho un remake propio con intro y readaptación de formatos. Sigo a Martín desde hace 4 años. Fué mi padrino en twitter (en 2008), vamos, que me hice twitter al ver qué él publicaba cosas, y comencé a seguirle por ahí. Al principio, solo le seguía a él porque casi nadie más lo tenía :). Me gusta seguir sus intervenciones porque la mayoría de las veces, no todas, me veo a mí mismo en sus palabras (es como reafirmar tu aspecto cuando te miras en un espejo); me alegra que alguien con su proyección pública consiga compartir nuestra visión con el resto del mundo.  Charla de Martín Varsasvky en La red Innova Madrid 2011 (por aabrilru)

Extracto de algunos de los temas de los que habla:

Qué se puede hacer para conseguir un mejor ecosistema en España e Hispanoamérica. Martín nos habla de muchos temas, entre otros: «qué se puede hacer para triunfar en un ecosistema que es lo opuesto a Silicon Valley», founders forum en su viaje a Inglaterra, cómo David Cameron les intentaba convencer para que fueran a emprender a UK, frente a lo que se hace en España.
Zapatero, «no les votes», «son unos incompetentes en lo que hacen para que creemos empresas», «a veces demasiada agua también mata a las plantas (por el exceso de facilidades)». «Presiones a las que estamos sometidos los emprendedores». «Diferencia entre ricos y pobres en Latinoamérica». «Diferencia entre Estados Unidos y España: ¿Por qué una persona que hace una empresa no se puede declarar en banca rota?, ¿por qué no se puede devolver la casa y te cancelan la hipoteca y ya está?». «Obviamente, en España los sueldos son una porquería porque no hay suficiente empresas para pelearse por los empleados». «En un día robamos 25 ejecutivos a Telefónica para fundar ya.com». «Este país está como está porque puso todos los huevos en la canasta del ladrillo, pero hay cosas que están muy bien», «¿Para qué coño tienen mis hijos que memorizarse los afluentes del Ebro?, hay que acabar con la memorización y avanzar con el razonamiento, hay otra educación», «Gracias a internet, hay gente que ha conseguido escapar a la inutilidad del actual sistema educativo; hay profesionales que podemos re-educar». «¿Por qué las empresas de internet en castellano valen tan poco», «los rusos tienen salida a sus inversiones, nosotros no; los israelies y los chinos han desarrollado canales de acceso directo al Nasdaq». «Hay mucho, mucho, mucho que aprender de Estados Unidos, tienen algunas cosas malas, pero hay mucho que aprender de ellos. Los Norteamericanos tienen un ecosistema para fabricar futuro». «Problema cultural de la gente que crece en España: ¿qué quiero ser cuando sea grande?, funcionario, no emprendedor». «Destacarse en España está mal visto»; sobre qué opinaba la gente cuando vendió ya.com, invirtieron 38M€ y la vendieron 2 años más tarde por 550M€. La gente le criticaba por «pelotazo». «¿Qué es lo que le ofendía a los españoles de lo que hicimos con ya.com?, ¿qué tiene de malo vender una empresa?, ¿cuál es el problema, que Botín no era mi abuelo?». Cómo invierte Martín como Business Angel: «invierto en pocas empresas, en empresas cuyos productos uso, cuyos emprendedores me caen bien, a una revalorización razonable; y cuando invierto, los emprendedores saben lo pesado que soy, porque soy un fanático del producto».

Hits: 681

El empresario del pelotazo vs el empresario de principios (o el amigo graciosillo vs el amigo «de verdad»)

Si no te mueves «por principios», no haremos buenas migas ni en la vida personal ni en los negocios

Desde pequeño, me gustó mucho analizar las pautas de comportamiento de las personas. Ahora, de mayor, leo artículos donde dicen que existe una relación entre los niños que hacen eso, componer mediante la observación una estructura de las relaciones sociales y comportamientos de los grupos con los que se relacionan, y la «inteligencia emocional» (esta característica, la sensibilidad de establecer las relaciones sociales del grupo, es solo uno de los pilares de la inteligencia emocional, hay bastantes más). Seguro que conoces a alguien que en la típica fiesta donde se mezclan distintos círculos de amigos, mete la pata con algún comentario, por no haber observado previamente las relaciones entre los individuos; y también conocerás el caso contrario, a amigos que son muy observadores y pronto captan las relaciones entre todos (van tejiendo una maraña en su cerebro) y luego usan esa información para lo que necesiten (es un plus social tener esta capacidad, ¿verdad?. Todos la tenemos, seguramente tan solo hay que intentar desarrollarla).

School Architecture, via flickr Revival Source. Báste en principios

Pero la inteligencia emocional, será materia de otro post, aunque me sirve para el arranque de este: hay personas que basan su vida en principios y otras personas que basan su vida en «otra cosa».
O de otra forma, hay personas que se mueven con la ética del carácter y otras que se mueven con la ética de la personalidad.

Fue este verano, cuando aprendí cómo se llamaba cada cosa. Hasta ahora, observaba que una de las clasificaciones que podía hacer de las personas con las que me relaciono, era la siguiente:

tipo 1: el típico que dices: «joer, este tio es un tio de principios», o «joer, con este tio, darse la mano es más que firmar ante notario» o que te da la sensación de sinceridad y principios, vamos… es el empresario empático, que cree en las relaciones WINWIN, que respeta a sus trabajadores, que ve de una forma sana a la competencia, vela por el bien común y por el crecimiento de las organizaciones…

tipo 2: a saber: «vaya, este tio es un negociante», «madre mia, este tio vendería a su madre», «vaya, con este colega no me iba yo a la montaña», «este mucha sonrisita, pero cuando te des cuenta, tacatá…»; es posible que si no tienes «el don de la observación del comportamiento», los del tipo 2 puedan engañarte, ya que su mayor afán es «interpretar el papel del tipo 1», es decir, parecer personas de principios; hay que tener cuidado, porque algunos son muy hábiles. Este es el tipo de empresario «del pelotazo», «del dinero fácil» y de «aquí hay un negocio que nos llevamos un 300% sin mover un dedo».

Esto es lo que yo venía observando toda mi vida, hasta que este verano, en mis dos meses sabáticos, como digo, dí con una base un poco más científica. Voy a trascribir literalmente algo de Stephen R. Covey, que lo explica mejor que yo:

…casi todos los libros de más o menos los primeros ciento cincuenta años se centraban en lo que podría denominarse la «ética del carácter» como cimiento del éxito; se centraban en cosas tales como: la integridad, la humildad, la fidelidad, la mesura, el valor, la justicia, la paciencia, el esfuerzo, la simplicidad, la modestia y la «regla de oro«. La autobiografía de Benjamín Franklin es representativa de esa literatura. Se trata básicamente, de la descripción de los esfuerzos de un hombre tendentes a integrar profundamente en su naturaleza ciertos principios y hábitos.
La ética del carácter enseñaba que existen principios básicos para vivir con efectividad, y que las personas sólo pueden experimentar un verdadero éxito y una felicidad duradera cuando aprenden esos principios y los integran en su carácter básico.

Pero poco después de la Primera Guerra Mundial la concepcíon básica del éxito pasó de la ética del carácter a lo que podría llamarse la «ética de la personalidad«. El éxito pasó a ser más una función de la personalidad, de la imagen pública, de las actitudes y las conductas, habilidades y técnicas que hacen funcionar los procesos de la interacción humana [..]. Otras partes del enfoque basado en la personalidad eran claramente manipuladoras, incluso falaces; animaban a usar ciertas técnicas para conseguir gustar a las demás personas, o a fingir interés por los intereses de los otros para obtener de ellos lo que uno quisiera, o a usar el «aspecto poderoso», o a intimidar a la gente para desviarla de su camino en la vida.

Leer esto para mí, fue descubrir un nuevo mundo. ¿No os pasa a vosotros que tenéis decenas de hipótesis en vuestra cabeza sobre las causas de las cosas en la vida (de lo más dispar que se pueda imaginar), pero que son solo hipótesis o vagas creencias, y cuando leéis algún estudio al respecto que lo avala, saltáis de alegría diciendo «¡Ya lo decía yo»!?. Es maravilloso cuando eso pasa, yo flipo de alegría.

Ahora sé que hay toda una corriente de literatura que estudia estos comportamientos basados en una u otra pauta (carácter vs personalidad), y he podido aprender más sobre ello. No os voy a aburrir con la teoría, pero sí con mis observaciones «empíricas» del día a día.

los guionistas de cine se basan en personas reales para escribir sus guiones (lo aprendí este verano en el curso de guión de cine del Círculo de Bellas Artes y la UC3)

Para que el mundo mantenga su equilibrio, todos son necesarios (la paz y la guerra, el blanco y el negro, el bien y el mal, y los colegas «del tipo 1» y los colegas «del tipo 2»). No quiero hacer un juicio de valor, diciendo que los que son de una u otra forma, son mejores o peores; ahora bien, dejo claro desde el principio, si no lo está ya, que valoro especialmente a las personas que se basan en principios, aunque siempre respetaré a las que optan por basarse en «superficialidades», las respetaré, pero intentaré relacionarme lo menos posible con ellas.

Las personas que se basan en la personalidad (superficiales)

Desde el punto de vista personal, tampoco me importa mucho si una persona se comporta de esta forma. Soy bastante tolerante con los comportamientos en las relaciones personales (a veces no); probablemente no podré confiar en una persona que no se basa en principios, tendré relación, pero no profunda.
Aquí encontraríamos al perfil de persona que pronto entabla relación en el grupo, es simpática (vs empática) casi siempre, pero que se le nota como «que está fingiendo» y un poco forzada. Es probable que este tipo de persona, no tenga autonomía/independencia, no haya trabajado su interior, y tenga inseguridad de sí misma, por lo que necesita verse en todo contexto reforzada por el marco social. Se adapta a cada entorno, «para agradar al grupo». Muchas veces no lo hacen intencionadamente, ni está mal que se comporten así, simplemente, les supone una vía de supervivencia. Hay que respetarles siempre, por supuesto, porque no es una postura ni mejor ni peor que otra; simplemente, recomiendo aprender a identificarlas, porque las relaciones a largo plazo se basarán en si es una persona del tipo 1 o del tipo 2.

Desde el punto de vista profesional/empresa, no tengo compasión con los de este tipo. Sería capaz de rechazar una oferta mil-millonaria si la persona que hay al otro lado, no se basa en «principios».

Aunque no he vivido años atrás el mundo de las escuelas de negocios, creo que en ellas, hace años (y tal vez ahora también), se alimentaba este tipo de perfiles (tiburones). Es odioso.

Hago una pequeña catalogación al libre albedrío:

  • empresario del pelotazo: el que busca un negocio fácil (no entro en si legal o poco legal), una alta rentabilidad, aprovechando una gran oportunidad (oportunista). Típico perfil del puro, el Mercedes y la mariscada.
  • empresario del pelotazo II. El que quiere ganar mucho sin aportar valor: a estos los llamo «los que juegan en la rueda de arriba»; son empresarios que han florecido a la sombra de la nueva economía dominante en España hasta ahora, del dinero fácil y el crédito barato. Muchas veces, empresarios con buenos contactos «políticos». Son los empresarios que pretenden llevarse el mayor margen en dinero de la cadena de valor del producto, sin haber incorporado ese valor al mismo. De otra forma, aquellos que no orientan su oferta al valor que realmente aportan. De estos, hay a patadas, pero gracias a Dios, las leyes de la naturaleza está acabando con ellos. Son esas empresas, que hace unos años, te pasaban un presupuesto de 20.000€ por hacerte una página web, cuando otra empresa, te la podía hacer por 3.000€, con resultados más que similares. Esta gente, la que intenta recibir más dinero del valor realmente aportado en la cadena, son una lacra para el sistema. Gracias a Dios, cada vez quedan menos, motivado por el aumento del flujo de la información (es más fácil acceder a una oferta variada) y porque «la rueda de arriba» ha cascado, y las empresas que estaban en esa liga, o han echado el cierre, o lo harán en breve.
  • empresarios/gestores que cobran 1000 veces más que sus empleados: bueno, qué voy a decir aquí que no sepáis. Consejeros inflados a «stock options» (que puso de moda Juan Villalonga en sus tiempos mozos al mando de Telefónica); «el insuperable bochorno de las Cajas de Ahorro«, con la amiga María Dolores Amorós, presidenta de la CAM a la cabeza (¿se podrá tener más poca vergüenza?).
    Las personas que aceptan esos salarios, claramente, no están basadas en la «ética de los principios» (bueno, a no ser que una vez que les han pagado, lo redistribuyan a ONGs y solo se queden con lo necesario para vivir una vida más o menos cómoda).
    En una empresa, el chico que está en el call center atendiendo a un cliente, tiene una gran responsabilidad para la empresa. En un momento determinado, es la imagen de la empresa, y todo lo que el cliente va a pensar de nosotros, depende de ese chico del call center. Y así, llamada tras llamada, y así, uno y otro, y miles de clientes. ¿No es esto también una gran responsabilidad de valor?. ¿Es «lógico» que exista una diferencia de tantos ceros entre el «currito» y el «directivo»?. Sí, bien, el empresario arriesga, y blablablá, blablablá, blablablá (yo soy empresario), pero si realmente es un empresario basado en la ética de los principios, aspira a maximizar el beneficio, ganar «un sueldo normal», y el resto reinvertirlo en la empresa con el fin de hacerla crecer ella y todo su ecosistema (incluyendo a los trabajadores, por supuesto).
    El mercado de los directivos de las grandes corporaciones se ha vuelto loco y sin principios.
  • comerciales que venderían a su madre con una sonrisa en la boca: estos, más bien me dan pena sana (ser comercial es un trabajo muy duro).

Vosotros podríais añadir varios perfiles más a esta lista (que estaría encantado de escuchar y podría ir añadiendo como documento vivo que este post debe ser).

Las personas que se basan en principios (ética del carácter)

Intento estar dentro de este grupo. Respeto a los otros, pero a mi me gusta éste. Claramente, nadie es «puro» de uno u otro (no es blanco o negro, sino que tenemos los 2^32 tonalidades de gris 😀 ). Deberíamos distinguir la diferencia entre principios y valores. Aquí, estamos hablando de principios, no de valores. Los principios son universales, los valores no.

Los que se basan en la ética del carácter, no me atrevo a describirlos. Probablemente los que más valore de ellos, sea su principio del esfuerzo y la sinceridad. Muchas veces pasarán desapercibidos ante tus ojos, pero debes aprender a identificarlos, porque te aportarán energía positiva.

En resumen, te podrás topar en la vida con dos tipos de personas: los que se basan en los principios de la humanidad (los que llamamos basados en la ética del carácter) y los que se basan en actitudes y conductas (los que llamamos basados en la ética de la personalidad).

Un juego: Ahora te propongo para que en lo que te queda de día, y mañana, que juegues a identificar a unos y otros (los que pasen por tu despacho, con los que hables por teléfono, o a los que les respondas un email)… te hará sentar el conocimiento 😉 .

Merece la pena dedicarle unos minutos de reflexión.

PDTA1: Probablemente, mientras hayas estado leyendo este rollo, hayas estado pensando en tí mismo y en personas de tu alrededor. Si es así, es bueno, analizar los comportamientos reales para darles una coherencia y un orden en nuestra mente. Cuando encontramos una explicación a los comportamientos de las personas, parece que nos quitamos un peso de encima (Ej: ¡¡ese tio no presta atención!!, vs, ese tio tiene el síndrome de no sé qué, que es una enfermedad mental, que le hace ser despistado…)

PDTA2: espero haber podido aportarte algo nuevo a tu conocimiento o punto de vista.

PDTA3: Se aceptan comentarios, sobre todo los que estén en contra de este razonamiento, ya que esos aportan más valor aún (al incorporar otro punto de vista).

¿o no?

Si quieres seguirme en twitter, por aquí ando @aabrilru.

Gracias!

Hits: 1019

Gastarse 30.000€ en un master, quitar la enseñanza universitaria subvencionada y Esperanza Aguirre

En Julio del año pasado, me gradué en el Master de Dirección Comercial y Marketing del IE.

Estudiar un master mientras trabajas

Sí, me dejé unos 30.000€ (matrícula, viaje a Sanghai, viajar Cehegín-Madrid todos los fines de semana durante 10 meses, otros gastos). Cada año lo suben un poquito más.

tasas-exmdcm-ie-2011

Viene al caso porque mi gran amigo @psemitiel, me comentó hace unas semanas que estaba pensando hacer un MBA o un master en marketing, pidiéndome opinión al respecto, sobre varias posibilidades que había visto. Finalmente, se matriculó y el viernes comenzó las clases.

Estudiar un master mientras trabajas es muy duro. Los 10 meses que estuve en el IE estudiando probablemente fueron los 10 meses peores de mi vida. Estuve al borde de enemistarme con mucha gente, debido a la gran cantidad de estrés que acumulábamos y a mi mal humor constante. Además, la época del master coincidió con mi dirección del megaproyecto Cehegín ciudad digital, ya de por sí estresante por la responsabilidad de gestionar 1,3 millones de euros y tener que ejecutar en tiempo las decenas de proyectos comprometidos. Fue complicado.
En las últimas semanas de clase, en una de las reuniones de grupo donde analizábamos los casos que teníamos que presentar, de la tensión, una compañera sufrió un ataque de estrés y se puso a llorar desconsolada. Fue muy duro.

No conozco el resto de escuelas de negocios, pero pasar por un Executive en el IE, es como pasar por la legión, una vez que lo has vivido, ya nada te da miedo.

No voy a entrar en esta ocasión a comentar el nivel del master; pudo ser mayor en algunos casos, aunque en la mayoría fue excelente (dejémoslo en un 20/80 🙂 ). Con algunas lecciones de algunos profesores, al finalizar la clase, me iba a casa diciendo «tan solo con la clase de hoy, he amortizado los 30.000 €», aunque en otras ocasiones, me mordía las uñas por el bajo nivel.

El valor del conocimiento

En los tres últimos años que estuve en Orange, estuve cursando estudios de Empresariales en la Complutense; estudié la mayoría de asignaturas de primero y segundo y algunas de tercero (sobre todo las de estrategia empresarial, contabilidad, marketing, macroeconomía y microeconomía en profundidad…); más tarde, como el horario ya no me permitía cursar más asignaturas, comencé en Administración y Dirección de Empresas de la UNED, pero solo estudié cinco asignaturas. En Empresariales, iba en horario de tarde, y claro, no podía asistir a todas las clases, ya que salía de La Finca en Pozuelo a las 18:00h y no llegaba a Islas Filipinas hasta las 19h, así que solo podía asistir a las dos últimas clases, cada día.

Como mi conocimiento en economía, contabilidad, finanzas, estrategia era bueno, decidí cursar el master de Dirección Comercial y Marketing, en lugar del MBA completo (que por cierto, eran 50.000€…); tenía miedo de invertir 50.000€, y que la mayoría del tiempo estuviese viendo cosas que ya sabía. Por eso decidí especializarme en marketing (que además, me apasiona).

Tomar una decisión así no fue fácil. Había masters mucho más baratos, bien es cierto, pero yo quería hacerlo en el IE. Aparecía como la segunda escuela de negocios (por su MBA) mejor del mundo en varios rankings internacionales, y eso me gustaba. Conocía a «amigos que tenían amigos» que habían estudiado en el IE, y los posicionaban en su mente como grandes profesionales. Por otra parte, seguían el método del caso, y la mayoría de los que estudiamos, muchos de ellos en Inglés, eran comprados a Harvard o a Berkeley University y eso, era importante para mí.

La incertidumbre por desembolsar 30.000€ en algo «intangible» donde no sabías a priori si te iba a merecer la pena era grande. Cuando comentaba a mis contactos el caso, muchos me miraban como quien mira a un demente: «¿te vas a dejar 5 millones de pesetas en estudiar 10 meses los fines de semana?, ¿tú estás loco?»…

El conocimiento tiene un valor. El conocimiento, no nos lo venden en una cajita con un lazo; no viene con un CD de instalación, o no lo puedes «lucir» en saraos sociales, como las chicas que «lucen unos Manolos» o un bolso de Louis Vuitton. Tal vez esta sea una de las variables por las que en general, no se le da valor, porque es un intangible.
Además, en el modelo económico tradicional en España, tampoco ha servido de mucho que la gente tenga más o menos conocimiento: un modelo sostenido en industrias intensivas en mano de obra o capital y no en conocimiento. De hecho, es un tópico escuchar lo de «el conocimiento se fuga de España» o lo de «la fuga de cerebros»… aquí nos apañamos con la fuerza bruta. Tal vez esta sea otra variable, que deprecia su valor.

Financié el master con ahorros propios (tuve que liquidar un par de pequeños fondos de inversión para dedicar a esto). Al mes de comenzar, el ICO sacó unos préstamos de 11.400€ a interés cero para alumnos que estudiaban masters de al menos 60 créditos ECT y lo pedí, sobre todo por no dejar pasar una oportunidad de contar con un dinero a coste cero 😉 .

Así pues, pagué «gran cantidad de dinero» a cambio de recibir «gran cantidad de conocimiento».

Enseñanza universitaria no subvencionada
Trabajar para estudiar: el valor del esfuerzo

La tercera variable que podría influir en la depreciación del valor del conocimiento en España: desde pequeños, estamos aconstumbrados a que los organismos públicos «regalen» habitualmente la formación. Son muchos los cursos que se dan de forma gratuita o subvencionada. Algunos de estos cursos, al venir de la iniciativa pública (carestías de control de resultados, ausencia de indicadores de eficacia, «como el dinero es de todos»,…), son de mediocre calidad. La gente se apunta al primero, ve que es muy malo, y ya deja de asistir a otros.
Al final, una formación de mala calidad influye en la percepción que el estudiante tiene de la misma, depreciando su valor: «vaya castaña de curso, estoy perdiendo el tiempo…»

Este mes de Septiembre, Esperanza Aguirre salió a la palestra con una de sus habituales declaraciones sinceras: «La educación no tendría porqué ser gratuita en todos los niveles» o algo así. Aquí podemos ver la versión de sus declaraciones según la cadena SER.

Mis padres pagaron todos mis estudios hasta mi primera carrera (IngTecTeleco en la UPV), fuí un afortunado. Incluso siendo así, tuve por constumbre durante los años de BUP, COU y universidad, trabajar en los meses de verano en una fábrica de conservas, para sacarme unas pesetas complementarias.
Tenía un amigo que tenía que dedicar todo el verano a trabajar «en la obra» porque sus padres no podían pagarle los estudios. Él quería estudiar, y hacía lo que fuese necesario para ello (tenía grandes valores, y un fin en mente).

Durante este último año he conocido a bastantes jóvenes que entran al mercado laboral y muy pocos de ellos han trabajado durante su fase de estudios universitarios.
Una constumbre personal cuando recibo un curriculum, es ir directamente a la parte del final, donde solemos indicar estas cosas, para ver si el chaval/vala ha trabajado en algún sitio o ha hecho algo adicional mientras estaba estudiando. Algunos se han limitado a estudiar, y ya está; hay otros que sí han trabajado durante el tiempo que estaban estudiando.
Casualmente, existe una correlación positiva entre los que han trabajado y hecho actividades complementarias durante su fase en la universidad, con la calidad del trabajo como profesionales que demuestran luego. Suelen ser personas con espíritu de superación, «que tienen un fin en mente», que aprecian los frutos del esfuerzo y conocen que las cosas «no son fáciles».

Voy a partir de dos premisas:

  • P1) en el mercado universitario, hay universitarios que «curran» y se esfuerzan «un plus» mientras estudian, y hay otros que no lo hacen.
  • P2) la enseñanza universitaria, no es obligatoria.

Partiendo de estas premisas básicas, llego a la siguiente conclusión: sería una buena opción, por su interés general, que solo fuese «subvencionada» la educación considerada como obligatoria.

La enseñanza universitaria, por ejemplo, tal vez funcionaría mejor si estuviese orientada a costes sin suponer una carga para las arcas públicas. No entro en si la enseñanza debería ser «pública» o «privada», sino en que, siendo «pública» o «privada», las tasas (o precios), no deberían ser «precios públicos», sino precios de mercado, orientados a costes. Probablemente, esto también impactaría en el aumento de la calidad de la enseñanza de las propias Universidades, al tener un mercado «más en libre competencia» que el actual. Es posible que este modelo, hiciese aumentar el valor percibido de la educación por parte de los estudiantes.

Quién ha estudiado economía básica, conoce las inconvenientes que para el mercado implica la «subvención» de los bienes o servicios. La subvención pública es una perturbación indeseable de las reglas del mercado.

La casi «gratuidad» de la educación, devalúa el esfuerzo que los organismos hacen por formar a los universitarios. Es decir, los universitarios no son conscientes del coste total que supone la educación que están recibiendo, por lo que no son capaces de percibir su valor real.
Por otra parte, al ser un servicio subvencionado, hace que sea demandado por algunos jóvenes que carecen de la motivación suficiente para sacarle un buen provecho: holgazanes, vividores, jóvenes con valores inadecuados… de estos, hay bastantes en las universidades (gracias a Dios, hay más que sí lo aprovechan).

Como contribuyente al erario público, me gustaría que el dinero que pongo a disposición «del bien común social» fuese bien administrado y maximizado su valor: ¿por qué hemos de pagar los contribuyentes ni un euro de la educación de personas que no la valoran?. Tal vez, algunos de estos jóvenes, podrían incorporarse al mercado laboral en fases previas a la universitaria, donde probablemente podrían desarrollar muchos de sus talentos, sin necesidad de suponer un gasto social.

Y aquí concluyo otra vez con lo mismo, si la educación universitaria fuese «libre» (sin suponer un cargo para las arcas públicas): el precio para los estudiantes estaría orientado a lo que realmente cuesta. Probablemente, aumentaría la competencia entre las propias universidades. La competencia sería un revulsivo que aumentaría la calidad de la enseñanza: competirían entre ellas para llevarse a la mayor cantidad de clientes/alumnos.
Por su parte, los estudiantes, valorarían lo que realmente cuesta la enseñanza que están recibiendo, y por tanto, aumentaría «el valor percibido por el conocimiento recibido». De esta forma, optarían por cursar estudios universitarios aquellos que realmente lo valorasen. En caso de que entrasen «holgazanes», realmente a mí, no me importaría, ya que lo pagarían de su bolsillo (ahora, cuando tocan mi bolsillo, duele: la pela es la pela, oye tú).

¿Y esos jóvenes que careciesen de recursos para poderse pagar una formación «orientada a costes?, ¿no sería injusto que no pudiesen acceder a la educación de ser mucho más cara?: para esos jóvenes, no hay problema, tendrían dos alternativas:

1) buscarse un trabajo: las películas americanas (y su historia) están llenas de casos de jóvenes brillantes que tenían que trabajar de camareros (o en cualquier otro sitio) para poderse pagar la carrera. Son casos conocidos y es algo totalmente real y al alcance de la mayoría.

2) ¿y si tengo tan mala suerte que no encuentro trabajo?: préstamos a interés cero. Te doy un préstamo para que te pagues tu carrera, y en cinco años, comienzas a devolvérmelo en cómodos plazos.

3) el libre mercado cubriría todos los segmentos de precio: probablemente podríamos estudiar la misma carrera en distintas universidades con rangos entre 30.000 y 60.000 €, obteniendo la misma titulación oficial al final.

Yo valoro el conocimiento que recibí en el master del IE. Me costó 30.000 euracos de mi bolsillo. Pude elegir si estudiar en una escuela de negocios o en otra. La oferta era grande, al tratarse de un mercado no subvencionado en libre competencia. Y algo muy importante: mi decisión, no le costó ni un céntimo a nadie, salvo a mí.

Realmente, creo que un modelo similar a este es el que debería haber en la enseñanza universitaria en España.

PDTA: probablemente haya estudios y datos que me hiciesen cambiar de opinión. Estaría encantado de poderlos leer. Si me lees normalmente, sabes que no pretendo llevar la razón, tan solo razonar. ¡Gracias por tus comentarios!.

aabrilru

Hits: 781

La gallina de los huevos de oro: busca el equilibrio

Y es que la fábula, vista desde otra perspectiva, tiene su miga…
De entre algunas versiones que he visto, copio aquí una que me ha gustado mucho, de un libro de Stephen R. Covey (copio a manubrio…):

Esopo cuenta que un pobre granjero descubrió un día que su gallina había puesto un reluciente huevo de oro. Primero pensó que debía tratarse de algún tipo de fraude. Pero cuando iba a deshacerse del huevo, lo pensó por segunda vez, y se lo llevó para comprobar su valor.

¡El huevo era de oro puro!. El granjero no podía creer en su buena suerte. Más incrédulo aún se sintió al repetirse la experiencia. Día tras día, se despertaba y corría hacia su gallina para encontrar otro huevo de oro. Llegó a ser fabulosamente rico; todo parecía demasiado bonito como para que fuera cierto.

Pero, junto con su creciente riqueza, llegaron la impaciencia y la codicia. Incapaz de esperar día tras día los huevos de oro, el granjero decidió matar a la gallina para obtenerlos todos de una vez. Pero al abrir el ave, la encontró vacía. Allí no había huevos de oro, y ya no habría modo de conseguir ninguno más. El granjero había matado a la gallina que los producía.

Comparto con vosotros esta fábula de Esopo, que nos abre un interesante tema: el equilibrio entre «producción» y «capacidad de producción».

La gallina de los huevos de oroEntiende estos términos, no solo desde el punto de vista empresarial al que asociamos cotidianamente estos conceptos, sino también desde el punto de vista de la gestión personal. Producción lo podemos interpretar como los resultados deseados en cualquier faceta de nuestra vida, y capacidad de producción como la aptitud o los medios que usamos para conseguir esos resultados.

Piénsalo. Nuestro bien personal económico más importante no son los bienes materiales que podamos poseer en un momento determinado, sino nuestra capacidad para crear valor (y que nos paguen dinero por ello, si es lo que buscamos). Una vez más, el quid está en el equilibrio. Nunca puedes dejar de invertir en tu «capacidad de producción», a la vez que sacas provecho de tu «producción». El dilema está en hallar el equilibrio. Busca el equilibrio, my friend 🙂

Mantener el equilibrio entre los huevos de oro (la producción) y la salud y el bienestar de la gallina (capacidad de producción), suele exigir un juicio delicado.

¿o no?,
aabrilru

Hits: 3221

Si no controlas emocionalmente tu vida, vete a la competencia…

…sería un buen «claim» que resumiría este párrafo extraido del libro «Inteligencia emocional», de Daniel Goleman, en caso de que quisieras lo mejor para tu proyecto, y tuvieses que elegir a tu equipo de trabajo:

Las personas que han desarrollado adecuadamente las habilidades emocionales, suelen sentirse más satisfechas, son más eficaces y más capaces de dominar los hábitos mentales que determinan la productividad. Quienes, por el contrario, no pueden controlar su vida emocional, se debaten en constantes luchas internas que socavan su capacidad de trabajo y les impiden pensar con la suficiente claridad.

Existe una clara evidencia de que las personas emocionalmente desarrolladas, es decir, las personas que gobiernan adecuadamente sus sentimientos, y asimismo saben interpretar y relacionarse efectivamente con los sentimientos de los demás, disfrutan de una situación ventajosa en todos los dominios de la vida, desde el noviazgo y las relacionas íntimas hasta la comprensión de las reglas tácitas que gobiernan el éxito en el seno de una organización.

A veces, este tipo de personas, las que no pueden controlar su vida emocional, coinciden con las que en algún post atrás llamaba las de «un menos en la frente«.

Agentes de Matrix

Si te encuentras con alguna de ellas, actúa como los ciudadanos de SION al enfrentarse a un agente: huye, o te quitarán tu energía.

aabrilru

Hits: 686

Personas medicina vs personas tóxicas

Hace unos meses escribí una reflexión sobre lo que llamé «personas que llevan un «+» en la frente»» cada día, frente a las «personas que llevan un «-«», en su trabajo diario (aquí está el artículo).

Happy Men - Gracias por la foto a Bradley Wells vía flickr. CC BY-NC-SA 2.0

Comentaba sobre el esfuerzo y el desgaste que suponía tener que colaborar con gente que parece ponerse «un menos en la frente» cada mañana, al levantarse; siempre todo negativo, con la respuesta pesimista y el «no» por defecto. Frente a los que llevan tatuado la mayoría de las veces un Continue Reading

Hits: 3876

Dicen que a los jóvenes les faltan referentes: uno de los mios es Ernest Shackelton

Ernest Shackelton es uno de mis referentes:

Vía wikipedia - Autor: Gaspard-Félix Tournachon

Vía wikipedia - Autor: Gaspard-Félix Tournachon

…aunque igual no faltan referentes, sino inquietud por conseguir algo en la vida ¿?, ¿una necesidad, un rumbo, ambición, objetivo, desear llegar a algún sitio, esfuerzo, aspiración? ¿?. Tal vez, al igual que la primera Ley cuando pones un negocio es conocer a los que hacen lo mismo que tú, buscar al líder y conocerlo mejor que a tí mismo, en el mundo personal debemos tener un referente para cada una de las múltiples facetas que tenemos en la vida. Marca tu rumbo.
Hits: 846

¡nene para, para…! fíjate qué ruina tenemos encima…

Mientras corría este medio día por la vía verdevia_verde_cehegin, ya al regreso, a la altura del polígono del matadero, me he tropezado andando contrario a mi sentido con un habitual parroquiano de la vía verde a las tres del medio día (de la familia del de «La leche Pascual», creo que su hermano). Ya preparando el habitual saludo, él al paso en sentido Caravaca, yo al trote en sentido Cehegín, me levanta la mano y me dice «nene, ¿te has dado cuenta?, para, para…», señalando a mi izquierda, a su derecha. Un tanto sorprendido por la interlocución, he parado intrigado para hablar con él.

«Mira, mira, mira allí, normalmente había 5 o 6 camiones todos los días en la puerta y desde hace semanas ya no hay ni uno…, además, me han dicho que ya están echando solo un turno, cuando hace poco trabajaban a tres turnos»…»¿te has dado cuenta?, ¿a dónde vamos a llegar a parar?…».

Amigo mio, «hermano Pascual», compañero de vía verde, como la «empresa que normalmente tenía 5 camiones cisterna en la puerta» también se vaya al agujero, vamos a estar apañados en nuestro viejo Cehegín… Menos mal que los jóvenes cehegineros, son jóvenes cualificados y sabrán salir de esta (la mayoría), o eso espero.
Nos toca vivir épocas de emigrantes, again, aquellas que ahora nos cuentan nuestros padres, nosotros vamos a vivir para contar a nuestros hijos… «Ángel, estuve una semana a latas de sardinas en Barcelona, al volver de la vendímia…» me contaba mi padre hace unos meses, cuando estuvimos tomando el sol un domingo por la tarde, por las minas de yeso del Pateta.

Vámonos pa’Alemania Manolo, que aquí ya no hay jornal.

aabrilru

Hits: 1273

trabajar en posición «+» (salvadores) vs trabajar en posición «-» (fernandos)

La gente en el trabajo es como media pila. O están en la posición «+» o están en la posición «-»

La verdad es que da gusto trabajar con la gente que lleva un «+» en su frente; la respuesta por defecto es «sí», y aunque luego salga alguna pega, se intenta solucionar aportando soluciones que sumen entre todos (a estos los llamo los «salvadores»)

Por otra parte, qué úlcera da tratar con la gente que lleva un «-» en la frente (los «fernandos»); la respuesta por defecto en estos es «no», normalmente cargado de sus grandes razones de peso. Tras mucho luchar, pelear, ver por la derecha, por la izquierda, por arriba, por abajo, igual consigues un «sí», pero ¿con cuánto tiempo y energía perdida?.

No me gusta trabajar con la gente que lleva un «-» en la frente. Hacen que la productividad baje mucho y la infelicidad se incremente. Hay gente que por defecto tiene el chip de «destruir» y no de «construir».

Normalmente, los que llevan el «+» en la frente, suelen coincidir con un perfil de gente innovadora, que crece cada día profesional y personalmente.

La gente que normalmente lleva un «-» en la frente, está correlacionada con personas que se quedan abajo, no prosperan; esta circunstancia podría ser la consecuencia de que son personas con las que uno no pueda relacionarse de forma fácil, y como en este mundo, vivimos de las relaciones, esas personas suelen tener más difícil evolucionar. Suelen ser las típicas personas que:
1) ponen problemas ante nuevos retos en el trabajo, porque se encuentran muy bien en su círculo de confort.
2) no les gusta las nuevas incorporaciones de gente al equipo, ya que los ven como una amenaza («-«: podrían saber más que ellos), en lugar de como una oportunidad («+»: gente nueva de la que puedo aprender).
3) suelen poner muchas pegas a la hora de afrontar nuevos proyectos o adquirir nuevos conocimientos, típica actitud de «si quieren que aprenda más, que me paguen más».
4) no ven al que viene como «un igual», sino que lo ven mentalmente o por encima, o por debajo, normalmente lo ven «como una amenaza»

No me gusta la gente que lleva un «-» cada día en el trabajo. Son como un cáncer para las organizaciones…

Cuando al cabo de las semanas tienes que lidiar, tratar, convencer, hacer negocios, colaborar, con personas cada una de su padre y de su madre, te das cuenta qué gusto dar trabajar con los «Salvadores» y qué úlcera provoca trabajar con «Fernandos».

Intenta rodearte de los que llevan un «+» en la frente, a ver si al final los que llevan un «-» terminan por extinguirse.

PDTA: los nombres para denominar a unos y a otros han sido elegidos por puro azar!!

¿o no? 🙂

aabrilru

Hits: 910

CRTICNRM, es un placer co-crear en un entorno así

Últimamente paso aquí la mayor parte de mi tiempo, co-creando con un gran equipo de innovadores. Cuanto más veo este vídeo, más admiración tengo por el Centro de Referencia TIC Noroeste Región de Murcia! @crticnrm.

Gracias!,
aabrilru

Hits: 658

el día en que el comercial de Telefónica nos dijo: …»en un formato más estándar»…

Esto de poder elegir si tratar con los de «la liga de la burbuja» o «la liga del valor», es lo que tiene, que te puedes pasar meses sin tener que hablar con empresas de valores «multinacional», y cuando vuelves a tropezarte con unos, te sorprenden sus formas, derroches, tarifas, ineficiencias, sinrazones, y esas cosas de las organizaciones tipo dinosaurio.

Pero el hilo de este post no es para este arroz, que ya he tratado en más de una ocasión, sino para comentar un chiste que nos ocurrió esta semana. En dos líneas:
«Enviamos un informe al comercial de Telefónica (un fantástico profesional, todo sea dicho!), una hoja de cálculo en formato .ods (openoffice calc); recibe el email y nos dice «Hola, no puedo abrir lo que me envíais, ¿podéis enviármelo en un formato más estándar?». Te cagas por las bragas. ¿Se referiría a que se lo enviásemos en un formato propietario y que no sigue ningún estándar como el que usan los programas de Microsoft Office?, seguramente sí…
A nosotros, que trabajamos siempre con software libre (openoffice, en este caso), sin costes de licencias, que usan estándares abiertos, nos dicen que si «se lo podemos enviar en un formato estándar»… Qué cosas tiene el desconocimiento (y el exceso de capital disponible).

aabrilru

PDTA: pásate a openoffice y el software libre!!, aquí te puedes descargar el openoffice y si tienes dudas, te ayudamos en el CRTICNRM.

Hits: 682

Un hito en uno de los proyectos en los que participo… una pequeña alegría se hace grande entre tantas zarzas que salvamos día a día

Pongo por aquí un pequeño post de un gran logro que hemos conseguido en uno de los proyectos en los que estoy participando!
Post reproducido del blog del centro de referencia tic noroeste región de murcia >>>

————
Hoy es un gran día para el equipo de Cehegín ciudad digital. Aquí está el primer volante de empadronamiento sacado en el Ayuntamiento de Cehegín, de forma totalmente telemática, con el uso del dnie. Esto no es «una prueba», sino que está en producción y es real.

España tiene 8109 municipios; probablemente algo así solo se pueda realizar en menos de 100 (siendo optimista!), y Cehegín es uno de ellos.

Primer volante de empadronamiento a través de eadmin, mediante uso de dnie, en el Ayuntamiento de Cehegín

Gracias al empeño del equipo de Cehegín ciudad digital y al buen hacer de los trabajadores del Ayuntamiento, que son un caso excepcional en una implantación de un nuevo sistema (por la magnífica voluntad de todos).
—————

aabrilru

Hits: 577

Procastinación

«Otra trampa muy perversa es la procrastinación, el hecho que consiste en dejar para mañana tareas que deberías hacer hoy es un factor negativo en tu vida. Si, además, es permanentemente y estable en tu forma de vivir, se transformara en algo peligroso y pernicioso cuando tienes que levantarte de una caída», Stanley Bendelac, en Dinero y Empleo, 21/10/10

Hits: 600

Piramide de la e-reputacion

6 autobombo – lo q dices d ti
5 blogging – lo q publicas
4 foros – lo q dicen d ti
3 CV social – lo q haces x otros
2 CV laboral – lo q has hecho
1 inversores – quien arriesga x ti

Por @yoriento #congresodeinternet

Hits: 634