«La ciencia del sex appeal» (y cómo quitar el romanticismo al amor :) )

Visitar la casa de mis padres es casi siempre una experiencia seductora.
En el salón tienen un aparato negro que con los años ha ido adelgazando -¡ese sí sabe de dieta sana!- al que llaman televisión.
Es un aparato increible, más allá de la ciencia y la estadística. Rompe todas las probabilidades: la probabilidad de encontrar algún contenido interesante en casi 200 canales es de baja a muy baja.

La noche temática - La ciencia del sex appeal

Hace unas semanas, mientras esperaba a mis padres para salir a tomar un helado, con un ojo en el XLSemanal, observaba con el otro cómo @jlabrilru hacía zapping con el mando a distancia en el laureado invento.
Lejos de toda previsión, mis ojos fueron bombardeados por una armoniosa serie de partículas corpúsculo-onda (también conocidas como imágenes), que al ser percibidas por mi cerebrito activaron ciertos circuitos memorísticos que tras unas milésimas de segundo provocaron en mi consciente la sensación y la percepción de un grato recuerdo: «ese documental lo he visto y mola mucho -pensé y dije a mi amiga zapeadora«.

El documental en cuestión lo emitían en el programa de La2 de RTVE «La noche temática». Su título es «La cienca del sex appeal«. Me gusta mucho este documental porque habla de temas tan «pasionales» como el amor desde un punto de vista científico. Presenta distintas perspectivas a través de investigaciones científicas en entornos universitarios.

Nos descubre el estado de la ciencia en cuestiones tan variopintas como: ¿qué pasa en nuestro cuerpo cuando se produce un flechazo?, ¿por qué un rostro me resulta más atractivo que otro?, ¿en qué se fijan las mujeres o los hombres a la hora de elegir pareja?, ¿influye el atractivo de nuestro interlocutor a la hora de tomar decisiones?, ¿cómo influye «el olor» de la otra persona?, ¿nos pavoneamos como el resto de animales cuando estamos en grupo para conquistar a nuestra posible pareja?, ¿existe el amor eterno?, ¿qué sucede fisiológicamente?, ¿qué pasa por nuestra cabeza consciente e inconscientemente?».

Si las películas románticas -sobre todo las de Disney- hicieron mucha mella en la plasticidad de tu cerebro y crees en el amor como algo «mágico y romántico» probablemente no deberías ver este documental; tal vez te pueda producir un shock traumático y no me gustaría ser responsable de ningún marcador somático en tu materia gris.
Si te gustaría conocer el punto de vista de la ciencia sobre lo que ocurre químicamente y eléctricamente en nuestro cuerpo cuando hablamos de «maripositas en el estómago«, ¡este es tu documental!.

NOTA: hace años estaba en el grupo Disney (el primero). Ahora estoy en el grupo «pagafantas» (el segundo), compuesto por esos individuos que arruinan el romanticismo de toda cita cuando hablan del amor como una enfermedad científicamente demostrada 😀 .

Os dejo el enlace.
http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-noche-tematica/noche-tematica-ciencia-del-sex-appeal/1300649/

Muchas endorfinas para todos y para todas 🙂

Abrazos y abrazas,
Angel (@aabrilru)

———–
¡Si te gustan mis reflexiones sígueme!:
Facebook: https://www.facebook.com/paginadeangelabril/
Twitter: https://twitter.com/aabrilru
Youtube: https://www.youtube.com/user/aabrilru?sub_confirmation=1
Suscríbete al aviso por email: ¡Quiero que me llegue un email cuando haya un nuevo artículo!
———-

.




trabajo y amor: hoy he tenido una sesión práctica

Un título que capte la atención 🙂

Hoy he visitado la empresa de «un emprendedor», Aceites Juan Maravillas, y quiero hablar de eso, de emprender y de las claves del éxito de emprender, un caso real y práctico, por variar de las decenas de post que «los aprendices de emprendedores» escribimos a base de teorías. ¡Este es un caso real, con 50 años de realidad!

Acompañé a mi padre esta mañana a llevar nuestra cosecha de olivas (¡una caja!) a una de las almazaras de Cehegín (Murcia). Tenía ilusión por visitar la almazara con más nombre de Cehegín, sobre todo por ver si tenía la oportunidad de aprender cómo funcionaba el proceso industrial de elaboración del aceite (visión lateral, no conozcas solo tu mercado, las buenas ideas te pueden surgir de cualquier otra industria distinta a la tuya).

esfuerzo diario, trabajo, pasión, amor, innovación, aprendizaje constante, valores sociales

Juan Maravillas, el dueño (calculo que rondará los 60) nos ha hecho un tour por toda la fábrica, explicándonos a mi padre y a mí todo el proceso de elaboración del aceite, desde la descarga de las olivas, hasta el embotellado, «nosotros no hacemos el aceite», comentaba, «el aceite lo hace la olivera, nosotros solo lo extraemos y embotellamos».

Juan Maravillas estuvo desde pequeño trabajando en la almazara que originalmente fue de su padre, pasando duros inviernos al lado del aceite, cuando «el aceite que estaba en las cisternas y había que derretirlo con garrafas de agua caliente metidas dentro, para poderlo poner líquido antes de poderlo envasar, porque se congelaba con el frio».

Ahora, su empresa no tiene nada que ver con aquella en la que trabajaba de niño. Máquinas automáticas, tecnología, eficacia y saber hacer es lo que respira su fábrica por cada rincón.

Quería destacar 5 momentos de la visita:

1) cuando Juan, ha dicho «todo esto lo tenemos aún a medias», y nos hablaba de la cantidad de mejoras que tenía en proyecto, que había puesto en marcha y que le quedaban por poner en marcha.

2) «recuerdo cuando todo lo hacíamos a mano, a base de esfuerzo diario»

3) «esto yo lo hago por amor»

4) «recibo todos los meses la revista Emprendedores»

5) valores sociales

Yo escuchaba emocionado, viendo cómo, todos esos artículos que los «aprendices de emprendedores escribimos y leemos diariamente», en realidad son verdad: trabajo, inquietud-innovación y pasión.

El emprendedor siempre ve su proyecto a medias, siempre ve posibilidad de mejora; cualquier ajeno diría, «¿cómo que lo tienes a medias?, pero si tienes una industria que produce más de 900 litros/hora y todo superbien montado!», pero el emprendedor, sabe que siempre puede mejorar, y cada día, lucha por esa mejora.

El empresario que monta un negocio y se conforma con lo que tiene, sin innovar, va por la carretera directa del fracaso. Si no innovas cada día en tu negocio, a la mínima te saldrán 20 competidores que conseguirán hacerlo mejor que tú, más modernos, más eficientes, con un mejor producto o servicio. El buen emprendedor, siempre ve «que su proyecto está a medias» y no para de buscar mejoras e innovaciones.

Esfuerzo diario. Trabajo, trabajo y trabajo. De vez en cuando, te cruzas con «aprendices de emprendedores», sobre todo en el mundo de internet, cuya espectativa es poner un negocio, «que vaya a pegar el pelotazo», de una forma sencilla y «milagrosa»; personalmente no conozco a ningún buen empresario, que no vea en el trabajo su principal fuente de vida. El buen emprendedor/empresario, no lo es de 8 a 18h del día, de lunes a viernes; el realmente bueno, está en horario de 7 días a la semana, 24 horas al día, siendo emprendedor/empresario; el realmente bueno, no llegan las seis de la tarde, se quita el mono y listo. Tal vez a las ocho de la tarde, deje de estar en la oficina, pero su cabecita no para ni un segundo de buscar posibilidad de mejora, de trabajar (en modo secundario); puede estar en casa viendo la tele calentándose en el brasero de la mesa de camilla con la familia, pero su cerebro, no para de maquinar por y para la empresa, porque la empresa es su pasión.

Pasión, amor. Me he emocionado cuando Juan Maravillas ha usado la palabra «amor», para definir su trabajo. Si no estás enamorado de tu trabajo, de tu negocio, mejor déjalo, y búscate otra cosa. Si quieres ser bueno en lo que haces, necesitas ser un apasionado, estar enamorado.

Innovación, aprendizaje constante. Juan Maravillas, que rondará los 60, supongo que un hombre sin carrera «de título» (toda su vida trabajando), y que dice que recibe todos los meses la revista de Emprendedores. El buen emprendedor/empresario, está inmerso en un aprendizaje constante. Nunca para de aprender; ni con 20, ni con 30, ni con 60. Cada día busca aprender algo nuevo; el conocimiento le ayuda a progresar como persona en la vida.

Valores sociales. No sé si será un factor común en el buen empresario/emprendedor, al menos, sí en los que a mí me gustan. Normalmente tienen una mente abierta, un pensamiento «liberal», saben sopesar con medida lo bueno y lo malo, y son personas con «grandes valores», que se preocupan por hacer el bien en su entorno, vamos, que son «buenas personas».

Hay empresarios que no dan con este perfil, sí, es cierto, pero no son empresarios de éxito; el empresario de la especulación, que no se preocupa de sus trabajadores, que no mira por el bien social, es la oveja negra, el cáncer a combatir. El especulador, el del pelotazo, tal vez podrá ser un magnate, a base de explotar su entorno, pero gracias a Dios, esos son los menos, y sin embargo, son en los que se fijan los ciudadanos españoles para denostar el oficio de empresario.

Pasión, trabajo, inquietud, aprendizaje permanente… si pones estos adjetivos en tu qué hacer diario, amigo mio, tienes madera de emprendedor, ¡pega el salto!.

A dormir, que mañana es el día de constituir una nueva empresa 😉 (¡es literal, no una metáfora!)