«La ciencia del sex appeal» (y cómo quitar el romanticismo al amor :) )

Visitar la casa de mis padres es casi siempre una experiencia seductora.
En el salón tienen un aparato negro que con los años ha ido adelgazando -¡ese sí sabe de dieta sana!- al que llaman televisión.
Es un aparato increible, más allá de la ciencia y la estadística. Rompe todas las probabilidades: la probabilidad de encontrar algún contenido interesante en casi 200 canales es de baja a muy baja.

La noche temática - La ciencia del sex appeal

Hace unas semanas, mientras esperaba a mis padres para salir a tomar un helado, con un ojo en el XLSemanal, observaba con el otro cómo @jlabrilru hacía zapping con el mando a distancia en el laureado invento.
Lejos de toda previsión, mis ojos fueron bombardeados por una armoniosa serie de partículas corpúsculo-onda (también conocidas como imágenes), que al ser percibidas por mi cerebrito activaron ciertos circuitos memorísticos que tras unas milésimas de segundo provocaron en mi consciente la sensación y la percepción de un grato recuerdo: «ese documental lo he visto y mola mucho -pensé y dije a mi amiga zapeadora«.

El documental en cuestión lo emitían en el programa de La2 de RTVE «La noche temática». Su título es «La cienca del sex appeal«. Me gusta mucho este documental porque habla de temas tan «pasionales» como el amor desde un punto de vista científico. Presenta distintas perspectivas a través de investigaciones científicas en entornos universitarios.

Nos descubre el estado de la ciencia en cuestiones tan variopintas como: ¿qué pasa en nuestro cuerpo cuando se produce un flechazo?, ¿por qué un rostro me resulta más atractivo que otro?, ¿en qué se fijan las mujeres o los hombres a la hora de elegir pareja?, ¿influye el atractivo de nuestro interlocutor a la hora de tomar decisiones?, ¿cómo influye «el olor» de la otra persona?, ¿nos pavoneamos como el resto de animales cuando estamos en grupo para conquistar a nuestra posible pareja?, ¿existe el amor eterno?, ¿qué sucede fisiológicamente?, ¿qué pasa por nuestra cabeza consciente e inconscientemente?».

Si las películas románticas -sobre todo las de Disney- hicieron mucha mella en la plasticidad de tu cerebro y crees en el amor como algo «mágico y romántico» probablemente no deberías ver este documental; tal vez te pueda producir un shock traumático y no me gustaría ser responsable de ningún marcador somático en tu materia gris.
Si te gustaría conocer el punto de vista de la ciencia sobre lo que ocurre químicamente y eléctricamente en nuestro cuerpo cuando hablamos de «maripositas en el estómago«, ¡este es tu documental!.

NOTA: hace años estaba en el grupo Disney (el primero). Ahora estoy en el grupo «pagafantas» (el segundo), compuesto por esos individuos que arruinan el romanticismo de toda cita cuando hablan del amor como una enfermedad científicamente demostrada 😀 .

Os dejo el enlace.
http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-noche-tematica/noche-tematica-ciencia-del-sex-appeal/1300649/

Muchas endorfinas para todos y para todas 🙂

Abrazos y abrazas,
Angel (@aabrilru)

———–
¡Si te gustan mis reflexiones sígueme!:
Facebook: https://www.facebook.com/paginadeangelabril/
Twitter: https://twitter.com/aabrilru
Youtube: https://www.youtube.com/user/aabrilru?sub_confirmation=1
Suscríbete al aviso por email: ¡Quiero que me llegue un email cuando haya un nuevo artículo!
———-

.




Hasta luego neuromarketing

Neuromarketing

 

Rondarían mediados de los 80 cuando escuché el diagnóstico por primera vez: «pompis de mal asiento». Don Luis, profesor de gran abolengo, traje lustroso y tradición antigua, esa que le conducía a hacernos saltar las páginas de «sexualidad» del libro de ciencias naturales a pesar de que los dibujos del aparato reproductor carecían de matiz erótico alguno, etiquetaba con esta expresión a los chicos inquietos en clase.
Hemos de asumir que con esa edad lo de pompis de mal asiento sería literal y llamaba así a aquellas jóvenes almas que «físicamente» no paraban quietas en su pupitre (recuerdo el día en que «el Muertos» saltó por la ventana del aula para regocijo de toda la clase… aunque creo que esto no fue con Don Luis, sino con Don Santos, pero para el caso podría ser un buen ejemplo al que aplicar el uso de la frase).

La mente emprendedora (inquieta) también puede pecar de esta dolencia en su pompis.
Unos meses antes de dedicar mis inquietudes investigadores al neuromarketing estuve bastante apasionado investigando sobre diversas disciplinas relacionadas con el comportamiento del individuo y su crecimiento personal.
Leí bastante sobre inteligencia emocional (Daniel Goleman y otros), educación, teoría de las inteligencias múltiples (mi admirado Sir Ken Robinson o Howard Gardner). Leí algo de Bernabé Tierno, a Stephen R. Covey y a otros autores que ayudaron a moldear mi punto de vista. También descubrí las conferencias TEDTalks; he encontrado conferenciantes muy interesantes con puntos de vista similares a los mios (produce gran satisfacción cuando ves tu propia visión en boca de grandes pensadores) y otras con puntos de vista distintos que me han aportado incluso más que los primeros (¡aporta más la opinión contraria que la propia!).

Tras aprender un poco sobre estos temas, nunca suficiente, decidí cambiar de disciplina para pasar a profundizar en algo llamado neuromarketing.
Fue en clase de «Gestión de cartera de marcas» en el IE cuando escuché hablar por primera vez de neuromarkerting. El profesor Roberto Álvarez, entre otros innumerables méritos, autor del libro «Neuromarketing, fusión perfecta«, nos hablaba con pasión de esta nueva «disciplina del marketing».

Leí al profesor Roberto, a Martin Lindstron, Francisco J. Rubia, Néstor Braidot, Antonio Damasio, Sergio Monge (escribe el blog Neuromarca, creo que la mejor referencia en castellano sobre neuromarketing) y otros autores… estudié bastantes vídeos, decenas de ponencias y documentales en youtube. Comencé un proyecto llamado Neuromarkewiki (la wiki del neuromarketing) donde fui recopilando parte del conocimiento adquirido (probablemente contenga un 10% de lo que leí).

Al final, conseguí crearme una composición bastante aproximada sobre «el estado del arte» en esta disciplina identificando los distintos grupos de interés y la madurez de su ecosistema.

La conclusión práctica tras estos meses de estudio podría resumirla en una frase: «he aprendido muchísimo de neuro y poquito de marketing«.
En la neurociencia he encontrado una beta de conocimiento apasionante.

No pretendo en este artículo citar todas las fuentes y puntos relevantes que he leido durante este tiempo; la mayoría puede encontrarse en distintos repositorios fácilmente accesibles. Si te interesa un buen resumen sobre el estado actual del neuromarketing (año 2012/13) encontré un buen trabajo al respecto que te puede servir como introducción. Es una tesis realizada por Andrés Gleixner donde en unas decenas de páginas realiza una contextualización y síntesis bastante buena.

La actualidad sobre el neuromarketing en castellano la puedes seguir en el blog de Sergio Monge, Neuromarca. Es una gran referencia (si estás interesado en el tema, recomendable 100% leerte sus más de 100 artículos del blog, yo lo hice 🙂 ).

Y es que lo de «pompis de mal asiento» no solo podría aplicarse a los niños con «inquietud corporal» sino a aquellos que con «inquietud intelectual dispersa» no pueden parar mucho tiempo en la misma disciplina porque, ¿se aburren? 🙂 .

Hasta luego Neuromarketing, nos vemos pronto, voy a ver qué otras cosas aprendo de este maravilloso mundo.

Besas y besos,
@aabrilru

 




El mapa del cerebro humano, probablemente, más importante que un gol de Ronaldo (solo probablemente…)

Cerebros en llaveros

Fue una grata sorpresa que alegró el desayuno de un día de esta semana: en La2 noticias (cada mañana veo en la web el informativo de la noche anterior) asistí al anuncio del inicio del programa «BRAIN», de la mano de la administración Obama. El propio Obama compareció para el anuncio. Un importante comunicado. Su administración dedicará inicialmente unos 100M$ de inversión al programa para «mapear» el cerebro humano (hace unas semanas leí que la previsión son unos 3.000M$ a lo largo de 10 años).

Que a la cabeza del programa esté un español (Rafael Yuste, aunque residente en USA desde hace 25 años) no deja de ser algo anecdótico. Al parecer, el objetivo principal del programa es conseguir desentrañar el funcionamiento del cerebro al 100%, modelar el comportamiento conjunto de sus más de 100.000 millones de neuronas, algo hasta ahora inalcanzable por la ciencia.

La neurociencia ha avanzado enormemente en los últimos años. Gracias al uso de la resonancia magnética funcional (o fMRI) y otros avances tecnológicos hemos conseguido averiguar qué zonas del cerebro se activan o desactivan ante determinados comportamientos. Este proyecto va mucho más allá.

Hay autores que comparan el camino que ahora se abre con el que tomó inicio hace años bajo el objetivo de desentrañar el mapa del genoma humano y que tanto beneficio ha aportado a la humanidad.

[Y aquí aprovecho para meter la loncha de crítica…]
La verdad que desconozco si esta noticia ha sido titular en los «informativos masivos» (esos que hace casi un año dejé de ver/escuchar); probablemente, esta semana haya estado eclipsada por cosas más relevantes para el interés de la humanidad [ironía] como la corrupción de nuestros políticos, alguna manifestación callejera, algún maltrato familiar (que vende mucho), alguna subida, bajada o empate de precios o de cifras de paro, y tal vez, algún magnífico gol o alguna polémica de algún futbolista de moda. [fin de crítica 🙂 ]

El inicio de la carrera por desentrañar al 100% el mapa del cerebro es una de las noticias más importantes escuchadas en los últimos meses. De su logro vendrán las explicaciones (y tal vez curaciones) a enfermedades cada vez más comunes como el Alzheimer, el Parkinson y otras enfermedades neuronales.

Si quieres conocer más, puedes leer este artículo del diario elmundo: http://www.elmundo.es/america/2013/04/02/estados_unidos/1364891354.html

Si te interesa ver la noticia en La2Noticias, está en el minuto 14 de este vídeo:

.
Juntos, amándonos, con conocimiento, respeto y buenos principios, conseguiremos hacer un mundo mejor, ¡seguro!.

Besas y besos,
@aabrilru